Tensión en Arapata por visita del ministro de Desarrollo Rural

El enfrentamiento fue protagonizado por campesinos yungueños inscritos en la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca), quienes rechazan unánimemente la recién promulgada Ley General de Coca 906

138
Protestan en contra de la Ley General de Coca
Las confrontaciones en Arapata se extendieron por dos horas

La comunidad del pueblo boliviano Arapata, ubicado en la provincia de Nor Yungas, presenció este sábado un escenario de conflicto protagonizado por los campesinos yungueños inscritos en la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) y un contingente policial, trasladado a la zona con el fin de neutralizar las protestas y eliminar las barricadas erguidas por los manifestantes para impedirle a las autoridades el acceso a la localidad.

Los enfrentamientos – desatados en el marco de la visita del ministro de Desarrollo Rural, Cesar Cocarico, a la antes referida zona – fueron suscitados debido al rechazo por parte de los cocaleros hacia la recién promulgada Ley General de Coca 906, la cual implementa un reglamento para regularizar la producción y comercialización de la coca, cuyo uso de hojas por parte de la población boliviana antecede la conquista española de la tierra andina.

Sergio Pampa, dirigente de Adepcoca, informó que los habitantes de la municipalidad de Coripata se niegan a aceptar las normativas impuestas por la nueva Ley, publicada en la gaceta oficial de Bolivia el ocho de marzo del actual año, y están dispuestos a proliferar las manifestaciones por todo el departamento. “Hermanos ya ha empezado la lucha, a partir de ahora no nos van a meter el dedo a la boca”, enunció Pampa.

A pesar de los bloqueos de las arterias viales que conducen hacia la comunidad, realizados con el fin obstaculizarle la entrada al ministro de desarrollo rural e interferir con su participación en un evento social que se realizaría en el pueblo, la presencia de Cocarico pudo introducirse, lo cual desató una serie de incidentes. Entre estos destaca la detonación de dinamitas por parte de un grupo de cocaleros en un área cerca de la cancha en la cual estaba el ministro.

Dos horas después de este accionar, el cual generó pánico entre autoridades gubernamentales, Cocarico fue evacuado hacia la capital boliviana de La Paz por medio de un helicóptero debido a las vías terrestres persistían obstruidas.