Ansiedad: enfermedad que produce efectos similares al infarto

Aprende a controlarla, y verifica si has presentado sus síntomas.

102
ansiedad-top gente

¿Cuántas veces no hemos experimentado la ansiedad? De seguro ha sido más de lo que creemos, puesto que es una enfermedad que todo el mundo ha vivido más de una vez, pero ¿Sabías que es una patología que puede terminar con efectos similares a un infarto?

La ansiedad se desprende cuando una persona sufre un ataque de pánico que lo lleva a perder el control, en ese momento “la tasa cardíaca aumenta, se dificulta la respiración, hay hiperventilación, aumento de la temperatura y temblor”, comenta el presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), Antonio Cano Vindel.

“El sistema nervioso autónomo se dispara y hay que tranquilizarle transmitiendo la sensación de que no hay peligro, que no hay una situación extrema y que lo que sucede no es grave. Al cambiar el foco de la atención y la importancia que le damos a los síntomas del ataque de pánico, estos disminuyen”, sugiere.

El especialista explica que el problema de la ansiedad es cuando se convierte en patológica y se manifiesta en un grado demasiado intenso y con gran frecuencia que lejos de ayudar a adaptarse, bloquea al individuo y lo lleva a un resultado peor del deseado, comprometiendo así la salud física y mental.

Cano informó que para no llegar a este punto hay que seguir una serie de pasos en los que no está incluido el uso de medicamentos puesto que lo ideal es apostar por la terapia cognitivo conductual. “Es la que más se ha estudiado a nivel científico y que mejor ha demostrado su eficacia”, recalcó.

ansiedad-medicamento

Terapia cognitivo conductual

1.- Informarse

“Hay personas que desconocen que los síntomas que padecen están causados por la ansiedad”, comenta Cano quien mencionó que algunos de sus síntomas son: taquicardias, sudor, aumento de la temperatura, dificultad para dormir, molestias digestivas. Luego hay que descubrir los factores causantes.

2.- Reinterpreta el problema

La ansiedad lo que hace es que la persona anticipe unas consecuencias muy negativas ante una situación. Cano aconseja “interpretar la amenaza de forma menos grave,  ser realistas y no magnificar”.

Razonar si lo que pueda ocurrir es tan grande, preguntarse: “si ocurriese lo peor ¿realmente sería tan grave?  Ponerle  atención a los problemas que tienen solución, cuando no hay nada que hacer, hay que seguir la vida normal.

3.- Desvía la atención

No enfocarse en el problema, se debe aprender a relajarse y obligarse a pensar en otra cosa o hacer algo diferente.

4.- No es una amenaza, es un desafío

El especialista aconseja a  “interpretar las dificultades como un desafío, en vez de verlas como una amenaza”. Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación.

5.- Técnicas de relajación 

Practicar yoga ayudará mucho puesto que se adquieren técnicas de relajación (muscular progresiva, respiración, imaginación, entre otros) y con ellas se reduce la activación fisiológica. “Cuando se entrenan estas habilidades, los problemas empiezan a resolverse, el paciente se da cuenta de sus errores y los corrige. Así empiezan a aliviarse los problemas”.