Portugal en llamas, cuando el infierno volvió la tierra

La autoridades han catalogado el incendio como el peor de toda la historia de Portugal

138

Aproximadamente a las 05:30 de la tarde del pasado sábado inició el incendio que ha dejado hasta el momento un saldo de 62 personas fallecidas y 54 heridas en la comunidad de Pedrógão  Grande en Portugal. Nadie imaginó la magnitud de lo que según palabras del primer ministro luso, António Costa, es ¨la mayor tragedia de la vida humana¨ radicada en el país.

Un equipo conformado por 1.600 personas, 495 vehículos especiales y 15 aviones de riego luchan incansablemente para apagar el fuego que consume a las localidades de Castelo Branco, Coimbra, Leiria y Santarém. Hasta el momento las autoridades manejan la hipótesis de causa natural del desastre, se cree que el incendio fue producto de la conjunción de una tormenta eléctrica y las altas temperaturas que dieron origen a la combustión.

Grandes paredes de fuego y humo, dejaron a los vecinos de la zona encerrados en un enrojecido ambiente de terror ¨hemos pasado la noche cercados por las llamas, completamente aterrorizados. Esto va a quedar marcado como uno de los peores días que ha vivido el país¨, afirmó un residente de la zona afectada.

Al menos la mitad de los fallecidos, fueron consumidos por el fuego cuando se encontraban atrapados dentro de sus vehículos en el tramo de la vía que conecta a Figueiró Dos Vinhos con Castanheira de Pera , el fuego se propagó de una manera tal que no les permitió escapar.

De acuerdo con información publicada por medios locales, las autoridades hallaron el cuerpo de un niño de cuatro años de edad, calcinado junto a su tío en el interior de un automóvil, luego de que un árbol en llamas cayera sobre este.  Los padres del infante se encontraban de luna de miel al recibir la trágica noticia.

Vehículos calcinados luego del incendio
Se estima que unas 30 personas quedaron atrapadas dentro de los vehículos que transitaban la zona

Portugal inflamable

No es la primera que vez que se produce un incendio forestal en la nación lusitana, durante el 2016 se registraron 347 situaciones de combustión de acuerdo a, declaraciones del secretario de Estado de Interior, Jorge Gomes. El extremo norte del país es el más afectado por este tipo de desastres.

Las peores catástrofes de esta índole se registraron en 1966 dejando un saldo de 25 personas fallecidas y en 2003 con un número de 20 personas muertas por la misma causa. En total suman alrededor de 1,1 millones de hectáreas afectadas por las llamas en el territorio portugués.