Logra que tus pestañas crezcan naturalmente con estos trucos

¿Te han dicho que la mirada es tu mejor carta de presentación?

108

Nada hace lucir los ojos más grandes y lindos que unas pestañas largas, sin embargo es muy común que estas se vayan debilitando debido al uso del rímel y el rizador.

Si quieres lucir unas pestañas grandes y sanas, sigue estos consejos que te ayudarán a que crezcan de manera natural:

Aceite de oliva

Masajea el nacimiento de tus pestañas con un poco de aceite de oliva después de desmaquillarte y antes de ir a dormir y lava tu cara como lo haces normalmente a la mañana siguiente.

Usa rímel a base de agua

Si vas a la playa o el clima está un poco nublado, lo más probable es que utilices un rímel a prueba de agua para evitar que se te corra el maquillaje, sin embargo estos productos lastiman más tus pestañas. Si compras un rímel a base de agua será más fácil quitarlo y tus pestañas se sentirán más ligeras.

Vaselina

Es un poco espesa así que no abuses de la cantidad para que no se te dificulte la vista; aplica una cantidad pequeña donde nacen tus pestañas y enjuaga quince minutos después.

Te puede interesar: Desmaquillarse correctamente: ¿Cuál es su importancia?

Cepíllalas a diario

Al igual que el cabello, las pestañas necesitan estímulo para poder crecer, así que todos los días antes de aplicar tu maquillaje, péinalas con un  cepillo para rímel limpio y realiza el mismo procedimiento por la noche antes de ir a dormir.

Claras de huevo

Mezcla la clara de un huevo con la misma cantidad de aceite de ricino y aplica dos gotas sobre todas tus pestañas con ayuda de un cepillo de rímel limpio. Deja actuar veinte minutos y enjuaga.

Quita todo el maquillaje

Es muy complicado quitar por completo el rímel de las pestañas, pero es súper importante que te asegures que queden completamente limpias antes de ir a dormir, ya que el tener residuos las debilitará y les impedirá crecer.

En cualquiera de los métodos de cuidado que decidas aplicar, para ver los resultados deberás esperar de uno a dos meses, así que no te desesperes y sé constante, ¡verás que vale la pena!