¿Buscas un rostro natural e iluminado? Prueba el strobing

El verdadero "menos es más" es la apuesta del momento.

127

Atrás quedaron los días en que las mujeres necesitábamos muchos productos y bastantes minutos (a veces hasta horas) para lograr el look deseado. Estos meses, los rostros se dejan ver más al descubierto, y por ello, es el momento perfecto para olvidarnos de esos correctores de colores, los cuales nos confunden, y de las brochas de todos tamaños y formas en las que no queremos invertir.

Ocultar nuestras pequeñas imperfecciones con bases, correctores y polvos es cosa del pasado, ahora se trata de resaltar nuestras virtudes poniendo luz en todas las zonas altas. Es el tan anhelado efecto, ése que te da una apariencia como recién salida de bañar.

¡Ilumínate! 

El strobing apuesta por algo relajado, en donde la gran protagonista es tu piel. Lograrlo no es tan complicado como parece: basta con que cuides tu cutis todos los días, pues la tez impecable no es más que tener un aspecto limpio y saludable. Esa es la clave para olvidarte de los correctores y los artículos de cobertura amplia.

Esta técnica no pretende ocultar, sino reflejar; no oscurece, ilumina. Al darle luz a todo tu contorno, tiene como resultado una dermis luminosa que refleja juventud.

También puedes leer: Logra que tus pestañas crezcan naturalmente con estos trucos

Las marcas cosméticas han arriesgado por pigmentos nude e iridiscentes para que ojos, labios y mejillas luzcan al desnudo, convirtiéndose en el método favorito, pues en sólo cuatro pasos puedes lograr el efecto mojado:

1. Piel ligera

Tu rostro debe estar preparado para salir sin base alguna a toda hora del día, sin embargo, puedes usar algunas alternativas ligeras, como un primer, si requieres emparejar la textura, un polvo traslúcido, si necesitas matificar tu zona T o una BB Cream si buscas emparejar el tono.

2. Más color

Elige un blush rosa pálido si tu tonalidad es blanca y un durazno si eres morena. Aplica sólo en la manzana de las mejillas. Los rubores en polvo son ideales en pieles grasas que buscan un acabado aterciopelado. Si te atreves a llevar la tendencia mojado al máximo, entonces decídete por uno en crema.

3. Ilumina

Tu verdadero aliado es el iluminador. Puedes usarlo en polvo, crema, barra o líquido, dependiendo con cuál terminado te adaptes mejor. La buena noticia es que sin importar la forma de tu cara, las zonas a destacar siempre son las mismas: pómulos, puente de la nariz, arco de la ceja y, si lo deseas, mentón y frente. Aplícalo en esas áreas y al instante notarás cómo reflejas destellos. Es tan versátil que lo puedes usar siempre.

4. Complementa

La última tendencia en maquillaje es esta, así que sólo necesitarás un poco de labial y de máscara para enmarcar tu rostro y mirada.

1 Comentario