Tonifica tu rostro con la gimnasia facial

La idea de una intervención quirúrgica es aterradora, pero te contamos que, el rostro está llena de músculos que al igual que el cuerpo se pueden ejercitar para mantenerlos tonificados. Por muy increíble que parezca la gimnasia facial existe

45

¿Quién no desea el secreto de la juventud? Lucir una piel tersa dejando de lado la flacidez, muchos pensaban que la única solución para ello era la intervención quirúrgica, pero afortunadamente hay algunas cosas que podemos hacer prolongar la edad de nuestra piel y sin pasa un solo bisturí por nuestro rostro.

La alimentación siempre va a hacer el plus al que todos debemos apunta, ya que lo que ingerimos se refleja en nuestro exterior, fumar, la ingesta en exceso de alcohol, la comida chatarra son una de las cosas que aceleran nuestro proceso de envejecimiento, en cambio ingerir alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes de seguro nos traerán grandes beneficios.

La idea de una intervención quirúrgica es aterradora, pero te contamos que, el rostro está llena de músculos que al igual que el cuerpo se pueden ejercitar para mantenerlos tonificados. Por muy increíble que parezca la gimnasia facial existe, si así como lo lees y costa de una serie de ejercicios para tu rostro que te ayudaran a disminuir el proceso de envejecimiento natural.

Prueba los ejercicios de la gimnasia facial:

Ejercicio para las patas de gallo

Cierra los ojos, mantenlos cerrados mientras levantas las cerras, sostenlas levantadas por unos pocos segundos. Después vuelve a bajarlas y repite el movimiento. Con este ejercicios sientes cómo se estira la piel a los lados y arriba de tus ojos, dándole la elasticidad que necesita.

Ejercicio para las mejillas

Sonríe de manera amplia, estirando la piel que rodea los labios de manera firme. Con esa posición, saca tu lengua a lo largo y después extiende la punta hacia arriba, manteniendo esa posición por unos pocos segundos. Vuelve a repetir el movimiento.

Ejercicio para la frente

Coloca las yemas de los dedos de tus manos de manera lineal en tu frente, en la parte intermedia de esta. Después desliza las puntas de tus dedos de manera uniforme hacia arriba, hasta terminar donde empieza tu cabello. Sentirás como esta parte de la piel se ejercita con cada movimiento. Realiza unas pocas repeticiones de este ejercicio.