¿Cómo tratar la insolación desde casa?

Si tu piel ha sufrido una sobreexposición al sol y como consecuencia ahora sufres por la aparición de estas quemaduras, quizá podemos ayudarte a aliviar el dolor y acelerar el proceso de curación, hasta que las lesiones se curen completamente.

76

Irnos de vacaciones a todos nos encanta, pasar un agradable fin de semana entre seres queridos en la playa, piscina o el campo es parte de nuestra salud emocional, pero muchas veces el ir a los lugares en donde el sol no perdona, puede hacer de nuestras vacaciones una pesadilla.

La exposición prolongada al sol puede causarnos insolación que puede provocarnos mucho dolor.

Si tu piel ha sufrido una sobreexposición al sol y como consecuencia ahora sufres por la aparición de estas quemaduras, quizá podemos ayudarte a aliviar el dolor y acelerar el proceso de curación, hasta que las lesiones se curen completamente.

Lo primero que debemos tomar en cuenta es la prevención, si ya sabemos que nos vamos a ir de vacaciones, debemos buscar un protector solar que se ajuste a nuestras necesidades ya que luego de la insolación no se puede revertir del  todo el daño causado por la exposición sin protección a los rayos del sol.

RECOMENDACIONES

Toma un baño. Añadir unas cucharadas colmadas de bicarbonato de sodio al agua fresca del baño constituye un remedio calmante para las quemaduras solares. Toma este baño durante 15 o 20 minutos, evita secarte con una toalla, en su lugar deja que el aire te seque y no te limpies los restos de bicarbonato de sodio.

Utiliza el aloe vera: es un remedio maravilloso para curar cualquier tipo de quemaduras en la piel, en especial, aquellas que surgen como consecuencia de una insolación. Este gel natural hace que los vasos sanguíneos se contraigan. aplicar el gel directamente sobre la quemadura, entre cinco y seis veces al día, durante varios días.

Bebe agua. Cuando sufrimos de insolación, no solo la piel sufre de quemaduras, sino que nuestro cuerpo se deshidrata. Por tanto, asegúrate de reponer líquidos bebiendo mucha agua, a medida que las lesiones se curan. Estar bien hidratado ayuda a lograr una recuperación más rápida.

Hidrata tu piel. La insolación no solo reseca y daña la superficie de la piel, también afecta a las células y los vasos sanguíneos, aplica una crema hidratante inmediatamente después del baño. De ser posible, coloca la crema hidratante en el refrigerador antes de usarla.

Utiliza una mascarilla a base de patatas. La patata o papa es conocida en todo el mundo como un calmante maravilloso para el dolor, ralla la papa y colócala en la zona afectada, si es en toda la piel puedes procesarla en la licuadora con un poco de agua y colocarte la mezcla.