Elimina el sarro de los dientes de forma natural

Es fácil advertir su presencia, ya que es de color amarillo y de aspecto rugoso al tacto. Es bueno saber que, más allá de un problema estético, el sarro interactúa con ciertos alimentos, desprende un ácido y produce caries.

114

El tema de cuidarse los dientes no es solo por mera estética, el cuidado de nuestros ellos forma parte de nuestra higiene bucal y cuidado personal.

Tener los dientes amarillos puede deberse a muchos motivos, lo cierto es que en mucha gente causa angustia y depresión por no gustarles como lucen.

Una de las razones por las que el esmalte puede tener un amarillento tono puede deberse al sarro que es la acumulación de alimentos y residuos en el “límite” entre las encías y la parte de atrás de las piezas dentarias que son rugosas.

Y aquí te contamos cómo puedes eliminarlo de forma natural.

El sarro es la acumulación detrás de los dientes de manchas que se forman por la  acumulación de alimentos y sales minerales de la saliva.

Es fácil advertir su presencia, ya que es de color amarillo y de aspecto rugoso al tacto. Es bueno saber que, más allá de un problema estético, el sarro interactúa con ciertos alimentos, desprende un ácido y produce caries.

Los motivos pueden corresponder a la ingesta exagerada de algunos alimentos como el café, refrescos o té así como también fumar o beber alcohol ocasionan manchas en los dientes y fomentan la aparición de sarro. El no adecuadamente. O también motivo es la predisposición genética.

Remedios caseros para el sarro de los dientes

Aunque la técnica más eficaz  y mejor recomendada para eliminar el sarro es hacer una visita al especialista para que realice una limpieza profunda.

Sin embargo se puede aprovechar las bondades de ciertos remedios caseros:

Bicarbonato de sodio

Es perfecto como dentífrico natural que ayuda a mantener los dientes limpios y blancos. En un recipiente coloca el bicarbonato y la sal. Moja el cepillo de dientes con agua tibia. Remoja las cerdas en la mezcla de bicarbonato y sal. Cepilla como haces todos los días, pero prestando más atención a las áreas con sarro. Repite, al menos, 2 veces al día.

Limón

Es otro de los blanqueadores dentales por excelencia. Ten cuidado y úsalo únicamente durante la noche, porque el contacto con el sol puede provocar más manchas.

Debes tener en cuenta que el ácido del limón  podría dañar o debilitar las piezas dentales así que te recomendamos usarlo sólo una vez por semana.

Calienta el agua y exprime el limón, coloca el agua y el jugo en un vaso o taza y remueve y  haz buches por toda la boca antes de irte a la cama.

Agua oxigenada.

Es un excelente  elemento para aclarar, puedes usar este remedio casero hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado normal. Coloca agua tibia en un vaso y agrega el agua oxigenada. Remueve bien y enjuaga la boca haciendo buches durante 1 minuto. Escupe y limpia con agua fresca.