Tus vacaciones pueden convertirse en una pesadilla, entérate ¿por qué?

ara evitarlo que esto ocurra tiene que tener en cuenta que los hongos se desarrollan principalmente en lugares húmedos. Y lo peor de todo es que si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en una infección que podría afectar la piel seriamente.

80

Nos encanta irnos de vacaciones a la piscina, y es que un buen chapuzón en el agua no le cae mal a nadie, pero a veces esos días de disfrutar se pueden convertir en una  verdadera pesadilla.

Ya que a veces a la hora de meternos en la piscina, bañarnos en una regadera ajena o estar en ese tipo de lugares húmedos pueden producir infecciones que pueden complicarse.

Para evitarlo que esto ocurra tiene que tener en cuenta que los hongos se desarrollan principalmente en lugares húmedos. Y lo peor de todo es que si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en una infección que podría afectar la piel seriamente.

Algunas de las enfermedades que puedes adquirir en la piscina son:

Hongos en la piel: Los puedes identificar como pequeñas machan de color blanco que  parecen en la piel, en algunos casos pueden provocar ardor o comezón.

Pie de atleta: Es la micosis más común del pie. La infección por hongos que ataca principalmente la planta de pie.

Dermatitis: Se caracteriza principalmente por la irritación en la piel y algunas veces se presenta inflamación. Esto se presenta principalmente a causa de las pseudomonas; gérmenes que se reproducen en lugares húmedos.

Irritación ocular: Esto es a causa del cloro. Los oftalmólogos lo llaman conjuntivitis de piscina. Los ojos se irritan, tienden a enrojecerse y dan una sensación de picazón.

Aunque no vas a estar saltándote vacaciones para evitar enfermedades como estas, si es importante que tengas en cuenta tomar precauciones para que esto no ocurra, como fijarte bien en el lugar donde te bañarás, usar calzado en las regaderas, y enjuagarte bien después de un buen baño en la piscina.