¿Tienes uñas débiles? Te brindamos algunos consejos para ayudar a tus uñas en este proceso de crecimiento, y no, no necesariamente necesitarás tener un brillo endurecedor en casa.

No solo se trata de ir a la perfumería y comprar el mejor endurecedor que hay en el mercado, el más novedoso, el que promete los resultados que buscas en tiempo récord, el más costoso… Muchas veces las mejores alternativas son las naturales o, al menos en ocasiones, sirven para proteger las uñas.

Remedios naturales

Además del ajo y la cebolla que son conocidas por su poder endurecedor, hay otras alternativas para el cuidado y crecimiento de estas pequeñas capas que recubren la piel de los dedos, tales como: el aceite de almendras, el romero y el cristal de aloe vera.

Toma nota de los siguientes trucos y comienza a aplicarlos:

Mezcla con aceite de almendras

En estos casos el aceite de almendras suele mezclarse con otro aceite, por lo que te recomendamos hacerlo con un par de gotas de aceite de oliva. Lo que debes hacer es colocar en un recipiente dos cucharadas de aceite de almendras y dos cucharadas del aceite que hayas elegido o tengas a tu alcance.

Toma un trocito de algodón humedecido y ve pintando tus uñas. Lo recomendable es realizar este procedimiento todos los días para obtener buenos resultados.

Un toque de romero

Para esta receta ten a la mano dos cucharadas de aceite de romero y una taza de agua. Hierve durante cinco minutos y retira del fuego, dejando que se enfríe un poco. Coloca la infusión en un recipiente y sumerge las uñas por unos 15 minutos. ¡Listo! Prueba con este sencillo truco y notarás la diferencia en tus uñas.

Secreto con aloe vera

Las bondades y propiedades del cristal del aloe vera son infinitas. No es sorpresa que la sustancia viscosa también favorezca el crecimiento de las uñas y su estado en general.

Una cucharada de gel de aloe vera y tres gotas de aceite de oliva es lo que necesitarás. Mezcla ambos componentes y realiza el mismo procedimiento del truco anterior.  La idea es que la uña poco a poco vaya absorbiendo.

¡Elige el truco que más te parezca y ponlo en práctica!