Jardín de la reina Victoria abrirá sus puertas al público

Se podrá ver, por primera vez, el majestuoso jardín real de la residencia vacacional de la reina Victoria.

140

El día en el que la duquesa de Cambridge caminó al altar para reunirse con el príncipe William llevaba una ramita del mirto en su ramo, una tradición real que se remonta desde la época de la reina Victoria.

Este miércoles, por primera vez, el público podrá ver, oler y tocar esta mítica planta en el majestuoso jardín real de la residencia vacacional de la reina Victoria. También podrá pisar la terraza de este lugar disfrutado por la reina y su esposo, el príncipe Alberto, hace más 150 años.

La terraza inferior del Osborne House es conocida como el lugar favorito de la reina Victoria. Ella solía sentarse para pintar acuarelas, mientras admiraba el paisaje que le ofrecía la Isla de Wight.

Más de un siglo más tarde, este lugar ha formado parte de un proyecto de restauración de la organización English Heritage, que fue valorado en aproximadamente 769,000 dólares.

La alcoba adornada con miles de conchas marinas, ubicada debajo de la casa, es esplendorosa en su interior. Fue pintada en azules brillantes, rojos y turquesa, colores originales que fueron descubiertos debajo de la pintura blanca que recubría las paredes.

Además, los muros de la terraza, diseñadas por el príncipe Alberto, han recuperado el color “amarillo Osborne” inspirado en el sol italiano, para que coincida con el resto de la casa.

La gente también podrá ver el huerto victoriano donde yace la planta de mirto real, dado a la reina Victoria por la abuela de Alberto. La pareja llevó esta planta de Alemania a la Isla de Wight, donde desde entonces ha prosperado.

Por tradición, el mirto se ha utilizado en bodas reales desde el matrimonio de la hija mayor de la reina Victoria, la princesa Victoria. Fue incluido en los ramos llevados por la duquesa de Cambridge, Diana, princesa de Gales, y la reina Isabel.

1 Comentario