¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando usas tacones altos?

93

Usar tacones altos es muy peligroso, incluso si perfeccionaste tu manera de caminar y estás segura de que no tropezarás ni te caerás, lucir tacones demasiado altos puede tener consecuencias graves a largo plazo.

Sí, los tacones muy altos pueden causar fracturas de estrés, neuromas (dolorosos “nervios pellizcados”), esguinces de tobillo y acortamiento de los músculos de la pantorrilla.

Cuando usas zapatos de tacón durante todo el día, tus pies se estresan con el paso del tiempo, se acorta el músculo de la pantorrilla porque se encuentra en una posición fija y tus tobillos se hinchan y cada vez son más propensos a los esguinces. Y todo sin mencionar que existe un mayor riesgo de ampollas, juanetes y de la posibilidad de desarrollar los dedos del pie en forma de martillo.

El daño potencial empeora cuanto más tiempo hayas utilizado los tacones, ya que empujan el centro de gravedad de tu cuerpo, haciendo que tu espalda se extienda hacia atrás y tus caderas hacia adelante. Como resultado de ello, se desarrolla un modo de andar tambaleante, lo que coloca presión extra sobre tus tobillos, rodillas y caderas.

Con el paso del tiempo, este estrés adicional puede conducir a situaciones de artritis o incuso a lesiones de ligamentos o tendones que resultan muy dolorosas.

Los tacones altos sólo deberían usarse durante tres horas. Los zapatos totalmente planos durante cuatro horas y las botas con tacón grueso durante un máximo de seis horas. Las zapatillas de deporte pueden usarse durante todo el día y hay que tener en cuenta que el tiempo que pasas sentada no cuenta.

También puedes leer: Importancia de utilizar protector solar todos los días

El otro extremo

También debes tener en cuenta que los zapatos totalmente planos pueden resultar igual de peligrosos porque no proporcionan ningún soporte ni absorción de impacto, convirtiéndolos en el equivalente a caminar con tan sólo una cartulina.

Aquí te dejamos algunos tips para que apliques la próxima vez que quieras comprar unos nuevos tacones:

1. La caja de los dedos del pie debería doblarse sólo ligeramente hacia arriba.
2. No deberías ser capaz de doblar el zapato por la mitad como si se tratase de un burrito.
3. Asegúrate de que tenga un buen soporte para el arco del pie.
4. Un tacón ancho y grueso es ideal.

1 Comentario