Al llegar el verano, con las altas temperaturas el cabello se maltrata mucho. Para que no pierda luminosidad ni luzca opaco, debes mimarlo más que de costumbre. Todo es importante. Desde el champú y el acondicionador con los que lo laves y enjuagues hasta las herramientas que utilices para estilizarlo y los cortes que le des.

Aparte de los consejos que te damos aquí, es importante que no abuses del agua caliente, pues suele deshidratar tu cabello; los estilistas recomiendan que preferiblemente lo laves con agua tibia. Y, aunque no lo creas, la alimentación es indispensable, al igual que lo es para todas las demás partes de tu cuerpo.

No es algo complicado; haz todo lo posible por ingerir comidas que contengan vitaminas y minerales, y que sean ricas en proteínas. Por supuesto, también debes tomar bastante agua para que tenga la hidratación necesaria.

¡No lo laves diariamente!

Si eres de las que adquieres el primer champú que te parece perfecto para tu cabello, debes saber que lo conveniente es que te orientes con un especialista para que sepas cuál es mejor según tus necesidades. Además, evita lavártelo a diario, pues lo reseca o lo daña más, incluso si lo tienes grasoso; es mejor hacerlo de una a tres veces por semana. Y nunca olvides el acondicionador, pues este crea una capa protectora para fortalecerlo e hidratarlo, y lo desenreda.

Elimina lo deteriorado

Los profesionales de la belleza recomiendan que te cortes las puntas abiertas o resecas del cabello entre cada ocho y 12 semanas, para eliminar la parte que está maltratada. De esta manera se vuelve más saludable y se renueva su apariencia al quitarle el aspecto de “pelo quemado”.

Sécalo a cierta distancia

El secador de pelo es una de las herramientas que toda mujer posee y, aunque es muy sencillo de utilizar, tiene sus trucos para hacerlo adecuadamente. Lo primordial es no abusar del mismo. En este sentido, al usarlo, debes sostenerlo aproximadamente de 20 a 25 centímetros de distancia de tu pelo. El pelo siempre se seca de atrás hacia adelante, dividiendo cada sección en dos o tres mechones y secándolos desde la raíz (sin apuntar al cuero cabelludo) hacia las puntas. Puedes usar un cepillo o los dedos para amoldarlo.

Los clásicos rizadores

Antes de que inventaran tantas herramientas para el cabello, los rulos eran los reyes para lograr rizos o largas ondas suaves, de hecho, todavía hay muchas mujeres que los prefieren. Están los convencionales que son los plásticos con aberturas, los de esponja para crear ondas, y los de velcro, que se adhieren y no necesitan ganchos o pinzas para fijarlos en el pelo. Cualquiera sea tu preferencia, te aseguramos que estos rizadores mantendrán más sano tu cabello al no verse expuesto al calor.

Cómo usar las tenazas

Llevar el pelo ondulado es uno de los peinados más glamorosos y populares entre las mujeres. Por lo general les queda bien a todas y es bastante fácil de crear con una buena tenaza diseñada para rizar. Antes de usarla, el pelo debe estar completamente seco para evitar el frizz; los rizos de seguro quedarán mejor si lo tienes cortado en capas. Cuando acabes de usar la tenaza, agita el pelo con tus dedos. Párate y dobla tu cintura hacia abajo, y mueve el cabello también con tus dedos. Luego rocíale spray para que el peinado dure más.