Ecuador no acudió a audiencia en la CIDH

Estaban planteadas dos audiencias en este 163 período de sesiones

77

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó este viernes, que el Estado ecuatoriano no haya asistido a ninguna audiencia de las dos que estaban planteadas en su 163 período de sesiones, celebrado en Lima, en las que estaba citado.

La segunda vicepresidenta de la CIDH y relatora para Ecuador, Esmeralda Arosemena de Troitiño, recordó en conferencia de prensa que el objetivo de las audiencias es que la Comisión pueda recoger de viva voz la posición de los peticionarios y del Estado.

“De esa forma nos podemos nutrir con la información que requerimos para evaluar los puntos presentados”, notificó.

“Lamentamos que Ecuador no haya estado presente, y hacemos el llamado para destacar lo importante que esto tiene para la comisión”, aseguró Arosemena de Troitiño.

Ausencia en las dos audiencias

En este sentido, las dos audiencias centradas en Ecuador estaban dedicadas a las denuncias de violencia y hostigamiento contra personas defensoras de derechos humanos y a las industrias extractivas y el derecho a la identidad cultural de los pueblos indígenas.

En la primera, el presidente del Comité Ecuatoriano de Derechos Humanos y Sindicales (Cedhus), Francisco Zambrano, reclamó que la CIDH realice una visita al exlegislador opositor Galo Lara, condenado a diez años de prisión por su complicidad en un triple crimen ocurrido en 2011.

También puedes leer: Ecuador aspira ser potencia turística en los próximos años

La misma ONG también trasladó a la CIDH la demanda de un grupo de trabajadores que piden una indemnización por su despido de la empresa estatal Petroecuador y el caso de Carlos “Charlie” Pareja Cordero y su hijo Carlos Pareja Dassum, detenidos en mayo por su presunta implicación en el caso de corrupción de Petroecuador.

De igual manera, en la segunda audiencia, un grupo de líderes indígenas y de organizaciones relataron a la CIDH que el Gobierno ecuatoriano vulnera sus derechos al aprobar proyectos mineros y petroleros que provocan su desplazamiento forzoso sin haberles consultado previamente.