Lanzan gases lacrimógenos en centro comercial en Venezuela

Los cartuchos de los gases lacrimógenos que fueron disparados estaban vencidos.

120

Las personas que se encontraban este jueves en el Centro Comercial Sambil de Caracas, la capital venezolana y en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes de la misma ciudad, fueron víctimas de la represión por parte de la Policía Nacional Bolivariana por las manifestaciones llevadas a cabo en las adyacencias.

Los efectivos de la policía, en su afán de reprimir a los manifestantes en el día 97 de protestas, rompieron vidrios de la fachada del Sambil ubicado en Chacao, y lanzaron bombas lacrimógenas dentro del edificio, lo que asfixio a niños y adultos que estaban en el lugar. Lo mismo sucedió en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes.

También puedes leer: Diseñadora venezolana creó colección llamada “Resistencia”

La alcaldía de Chacao, municipio donde se encuentra el establecimiento comercial, informó que su servicio de salud atendió a 17 niños y 28 adultos por la inhalación de gases lacrimógenos.

Bombas lacrimógenas vencidas

Los gases lacrimógenos comenzaron a dispersarse en las instalaciones de ambos centros comerciales luego de que varios de los manifestantes que huían de la represión contra la marcha hacia la sede del Tribunal Supremo de Justicia se resguardaran en ese lugar.

Sin embargo, varios de los presentes manifestaron que los cartuchos de los gases lacrimógenos que fueron disparados por los uniformados, evidenciaban que estaban vencidos.

Foto: Régulo Gómez

Ciudadanos presentes en el centro comercial al momento de desarrollarse el altercado con gases lacrimógenos, notificaron que los cartuchos de los mismos tenían fecha de vencimiento del año 2002. 

El uso de bombas lacrimógenas vencidas, puede ocasionar serios daños a la salud de las personas que están expuestas a sus efectos.

Sin embargo, no es primera vez que ocurre esto, pues desde el mes de abril varios dirigentes de la oposición venezolana advierten como un hecho significativo el uso de sustancias químicas para el control de la población en manifestaciones, con bombas lacrimógenas usadas por la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana que están vencidas.