¿Por qué debo amamantar a mi bebé?

192

La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrientes, vitaminas, proteínas y grasas que el bebé necesita en sus primeros meses de vida. Ni la leche procesada ni el resto de alimentos le brinda tantos beneficios a nuestro hijo como la lactancia, ¿quieres saber cuáles son? Sigue leyendo:

Te puede interesar: Vacunas ¿Efectivas para el cáncer?

Anticuerpos

La leche materna tiene anticuerpos que le ayudan al bebé a combatir diferentes tipos de virus, bacterias, infecciones y los riegos a los que se exponen en el medio ambiente. De hecho, se recomienda a las madres que están enfermas con un virus leve a seguir amamantando, porque en vez de contagiar al bebé le estarían brindando de defensas para combatir la gripe.

Bebes más sanos

Está comprobado que los bebes que recibieron lactancia materna durante sus primeros meses de vida tienen menor riesgo de padecer enfermedades respiratorias, molestias digestivas, intestinales e infecciones.

Coeficiente intelectual

Existen indicios de que la leche materna ayuda en el desarrollo del coeficiente intelectual en los bebés, que perdurará por el resto de su vida. Varios estudios indican que los niños que pasaron más tiempo alimentándose con leche de las madres obtuvieron mejores puntajes en pruebas de inteligencia. Sin embargos, estas investigaciones no han arrogado resultados concretos.

Sistema digestivo

La leche materna es más fácil de digerir para el bebé, lo que previene enfermedades en su sistema digestivo, como la diarrea, el estreñimiento y el cólico.

Prevención de alergias

Investigaciones indican que la lactancia reduce los riegos del bebé a padecer de alergias tanto a alimentos, a factores ambientales o de la piel.

Prevención de obesidad

La leche materna contiene los nutrientes exactos que el bebé necesita para su crecimiento, por eso, ayuda en la prevención de la obesidad.