Luna, primera transexual boliviana legalmente casada

111

El primer matrimonio transexual registrado en Bolivia fue el de Luna Humérez. La joven de 26 años se casó el  30 de diciembre de 2016 con su novio, con quien llevaba más de dos años de relación.

La boda fue el antecedente para que el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia analizara y posteriormente aprobara el matrimonio transexual y transgénero en el país.

Luna Sharlotte fue la primera mujer transexual que logró cambiar el género en su carnet de identidad, pero también fue la primera transexual que logró hacer realidad el sueño de muchos de conformar legalmente una familia, aunque asegura que no le resultó sencillo.

“En noviembre del año pasado fui por  primera vez al Sereci departamental para iniciar el trámite de matrimonio y no tuve una buena respuesta de parte de los funcionarios. Ellos me decían que no me podía casar porque no me lo permitía la Constitución Política del Estado.

“Luego de muchos impedimentos pude iniciar con los trámites para el matrimonio. Una vez cumplido el plazo, la oficial de registro civil Marisol Galván celebró mi matrimonio”, manifestó.

Te puede interesar: ONU izó bandera del Orgullo Gay en Bolivia

Pionera

La noticia de su boda se hizo pública este año. Sin embargo, no tuvo buena recepción por parte de diputados nacionales conservadores, pues anunciaron procesos para anular la unión. Luego de  la aprobación de la Ley 807 de Identidad de Género, estos grupos interpusieron recursos de nulidad contra la norma.

Todo ese panorama llevó al Tribunal Supremo Electoral a analizar el caso, dado que tras conocerse el matrimonio de Luna, al menos 10 parejas habían pedido  iniciar el trámite de matrimonio, pero denunciaban que sus solicitudes habían sido rechazadas.

“Varias compañeras se comunicaron conmigo para contarme que en sus departamentos no les permitían casarse. Entonces, fui al Tribunal Supremo Electoral para que me diera explicaciones de por qué no estaban permitiendo a otras compañeras casarse”, notificó.

Allí le dijeron que iban a analizar el tema y dos meses más tarde, el 27 de junio, salió un instructivo del tribunal dando luz verde al matrimonio transexual. “Me siento contenta porque Bolivia está avanzando a paso lento pero seguro. El país tiene que avanzar en temas de derechos humanos. Me siento muy contenta por este logro porque todos tenemos derecho a formar una familia”, explica la joven.