¿Molestarse engorda? Según la ciencia si

Andar mal humorada no sólo es dañino para la salud, sino también es un obstáculo para bajar de peso

106
¿Has intentado mil cosas para perder esos kilitos de más y aun así no logras bajar de peso? Según el nutriólogo Juan Manuel Romero Villa, el culpable de tus intentos fallidos de estar más delgada es nada más y nada menos que tu mal humor.
Te puede interesar: ¿Te gusta caminar descalzo? Esto mejora tu salud cerebral

¿Cómo se da este horrible suceso?

Cuando estamos enojadas,  nuestro organismo segrega adrenalina y cortisol, lo que termina en un proceso de inflamación haciendo que las células no puedan liberar energía. ¿Y qué pasa cuando no la liberan? El peso se incrementa.

Ahora ya lo sabes, hay que sonreír y vivir la vida feliz. ¿Lo peor que puede pasar? ¡Que bajes de peso! 

El aumento del peso, la resistencia a la insulina y las dietas altas en grasa se asocian con respuestas a desafíos de la molestia y el estrés.

Curiosamente, los niveles de estrés y molestía pueden afectar el comportamiento alimentario mediante la manipulación de los circuitos hipotalámicos y las vías de recompensa  del cerebro.

Te puede interesar: ¿Pankirson? Pregúntale a tus intestinos

Pasos simples para que estés de buen humor todos los días:

Ejercítate para mejorar tu estado de ánimo 

El ejercicio estimula la liberación de norepinefrinas y endorfinas bioquímicas.

Lleva una dieta balanceada y saludable. 

Esto contribuye a que tengas una sensación de bienestar. Algunas vitaminas y minerales pueden ayudarte en especial a mejorar tu estado de ánimo, por ejemplo, la vitamina B.

 Duerme bien:

La privación del sueño puede contribuir a la irritabilidad y una regulación deficiente del ánimo.  Dependiendo de la calidad del sueño, tu energía incrementa y puede ayudarte a manejar el estrés.

Sonríe incluso cuando no tengas ganas:

Parece ser que las expresiones faciales tienen un efecto moderado en el estado de ánimo, aunque los científicos no entiendan completamente la razón.