Aprende a reducir la sensación de hambre con estos tips

¿Eres de los que cuenta los minutos que quedan para tu próxima comida?

98

El hambre es la señal del cuerpo que indica que debes comer. Pero a veces, esta señal falla. Las personas muchas veces creen que tienen hambre, cuando lo que sienten en realidad es estrés, ansiedad o necesidad emocional.

¿Eres de los que cuenta los minutos que quedan para tu próxima comida? Pues atento a estos consejos:

Come en entornos tranquilos

Evita comer en zonas de trabajo o mientras realizas otras actividades o estás viendo la televisión. En estos momentos estamos comiendo distraídos y tenemos la posibilidad de comer más de la cuenta. Procura hacerlo de un modo tranquilo y dando al cuerpo la oportunidad de disfrutar de cada bocado.

Mastica despacio

No comas a la carrera, date tu tiempo para masticar y saborear. Hacen falta unos 20 minutos para que el cerebro mande la señal al estómago de saciedad. Si vas con calma controlarás el comer más de la cuenta.

También puedes leer: La cerveza puede ser mejor para tu salud de lo que creías

Aumenta tu consumo de fibra

Intenta incluir en tu dieta frutas, verduras y vegetales. La fibra es un buen aliado, gracias a que se digiere más lentamente nos da esa sensación de saciedad durante más tiempo. Para esta época del año es ideal comer ensaladas, a las que puedes añadir proteínas para conseguir una dieta completa.

Duerme más

El sueño ayuda a mantener un equilibrio de las hormonas que te hacen sentir hambre o lleno, como la grelina y leptina. Si no duermes lo suficiente, producirás más grelina. Tu nivel de leptina disminuirá y esto te hará sentir más hambre que cuando estás bien descansado.

Te puede interesar: Descubre cuáles son las frutas que te ayudan a quemar calorías

Controla tus niveles de estrés

El estrés libera cortisol y este aumenta el apetito. Se trata de una medida de adaptación del cuerpo, debido a que también aumenta la motivación en general, pero se vuelve inadaptada cuando respondes comiendo en exceso. Los niveles elevados de cortisol que duran con el tiempo aumentan las probabilidades de obesidad.

1 Comentario