La empresa que se encargó del conteo de votos del último proceso electoral que se realizó en Venezuela el pasado domingo, auguró que “Gracias a la existencia de este robusto sistema automatizado de votación es que podemos saber, sin lugar a dudas, que en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación

Según las cifras oficiales, el gobierno venezolano aseguró que la elección tuvo un 41,53% de participación con 8 millones de venezolanos en las urnas.

Smartmatic, la empresa encargada del conteo, estima que “la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores”.

Smartmatic, una multinacional de origen venezolano, ha proporcionado la plataforma tecnológica de votación y servicios para las elecciones en Venezuela desde 2004, incluyendo la elección del pasado domingo para la Asamblea Constituyente.

Sin embargo, en el caso de la última votación no hubo presencia de auditores de la oposición, fundamentales como testigos del proceso, explica la firma.

Entre 2004 y 2015 Smartmatic participó en 14 elecciones, estableciendo más de medio millón de máquinas para votar, y procesó más de 377 millones de votos en Venezuela, según información provista por la empresa.

Las controversias

La empresa, que afirma haber ayudado a millones de votantes a depositar más de 3.700 millones de votos en elecciones en todo el mundo, no es ajena a las controversias.

En la propia Venezuela, la oposición en su momento denunció que el sistema no había evitado irregularidades durante el referendo revocatorio de 2004, pero el proceso fue validado por observadores electorales de la Unión Europea, el Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Foto: Reuters

También puedes leer: Ecuador ratifica apoyo a proceso de paz en Venezuela

Pero esta es la primera vez que la compañía entra en contradicción con las autoridades electorales de un país.

Nacida en Venezuela, pero ahora con sede en Londres, Smartmatic fue acusada en sus orígenes de tener vínculos demasiado estrechos con el ahora fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

Pero dada su presencia internacional, la empresa puede haber decidido que su credibilidad es mucho más importante que cualquier vínculo que haya podido tener con la Revolución Bolivariana.