¿Tortícolis? Alivia el dolor con estos ejercicios

Descubre cómo acabar con esta afección

74

En la actual sociedad acelerada en que vivimos el estrés es uno de nuestros compañeros diarios. Ahora, cuando tenemos problemas para liberarlo, nuestros músculos son los primeros que sufren. Ya sea por movimientos involuntarios o no, la tortícolis es una de las afecciones más molestas que podemos padecer.

Es fácil de identificar, pues la cabeza tiende a inclinarse hacia un lado, dadas las contracciones en la zona del cuello, e incluso hombros. ¿Resultado? Un dolor casi insoportable.

Estiramientos

Además de los masajes en toda el área cervical, es imprescindible que se haga el esfuerzo de mover el cuello. Entre los ejercicios básicos que puedes intentar están los de rotación completa, haciendo intervalos. Esta acción también ayudará a paliar las cefaleas derivadas.

También puedes leer: ¿Sufres dolor de espalda? Tómate 30 segundos para sentirte mejor

Medicamentos

Uno de los tratamientos más efectivos para aliviar una tortícolis es tomar algún relajante muscular. Ya sean en pastillas o inyectados, antes de proceder deberás consultar con tu médico; en especial si eres hipertenso o presentas alguna condición limitante.

Calor y vapor

Otra de las alternativas es, quizás, la más simple. Consiste en aplicar calor directamente en la zona afectada. Lo puedes hacer con toallas, que además puedes remojar con algunas hierbas aromáticas para mayor relajación. O sencillamente, en la ducha deja que el grifo de agua caliente apunte directamente a la zona afectada.

Te puede interesar: Descubre cómo aliviar el molesto dolor menstrual

Debes tener esto en cuenta:

  • La tortícolis puede volverse recurrente; particularmente si trabajas muchas horas frente a la computadora, tienes tendencia al sedentarismo o mantienes una mala postura habitualmente.
  • No debes olvidarte de las pausas activas y hacerlas hasta tres veces al día. Bastarán de 5 a 10 minutos. Tampoco subestimes tu tiempo de descanso, el cual se verá potenciado si usas una almohada que se ajuste perfectamente a la curvatura cervical.
  • Los casos crónicos deben tratarse con un traumatólogo. Estos especialistas evaluarán las terapias más convenientes o la posibilidad de una intervención quirúrgica.