La tradición del velo de novia, ¿qué significa?

Si vas a seguir con la tradición, es importante que sepas el significado

167
Velo de novia

El velo de novia es una tradición que hoy en día se conserva por la mayoría de las culturas. No obstante, muchas novias todavía no saben de dónde proviene este detalle.

Velo de novia

Algunos están convencidos de que proviene del cristianismo. Sin embargo, la idea del velo de novia nació del imperio romano y griego, donde existía la religión politeísta (creencia en varios dioses).

En aquel entonces, el velo representaba una protección para la novia. Era una protección de los malos espíritus, la envidia y el mal de ojo según los romanos y griegos. El velo, para aquel entonces, se llevaba amarillo y rojo, y eran brillantes, ya que se trataba de colores protectores.

El velo también significaba proteger a la novia de los ojos de su futuro esposo, por eso existe la creencia de que es de muy mala suerte que el novio y la novia se vean antes de la boda. Con el tiempo esta tradición llegó a Inglaterra, donde fue visto como representación de la pureza y la inocencia de la novia.

En el medio oriente, donde  las bodas eran por acuerdo, el velo se mantenía hasta que la boda finalizase, ya que el novio no debía conocer el rostro de su futura esposa hasta ser declarados marido y mujer. El aspecto de la novia era lo más esperado de la boda ya que era una sorpresa tanto para el novio como para muchos de los que asistían.

Lee también: 5 pasos para mantener las expectativas hasta el día de tu boda

En el judaísmo se considera que el alma de la novia es muy pura y santa; es por eso que el velo de novia se encarga de cubrir la luz divina que desprende la novia.

En la religión cristiana, tradicionalmente los novios llevaban una corona de flores y ramas, lo que significaba que debían rendir sacrificios durante su matrimonio. Posteriormente, el velo fue introducido para definir la pureza de la novia.

La tradición del velo de novia en las bodas católicas también dicta que este cubra el rostro de la novia hasta que se haya realizado la unión, luego de que hayan sido declarados marido y mujer, éste lo levanta y besa a la novia.

Hoy en día llevar el velo de novia ya no es una necesidad para algunas mujeres, pero para otras es algo que todavía forma parte de su boda soñada y siguen celebrando la tradición, como lo es de vestirse de blanco, aunque los colores también han cambiado. Ahora puedes casarte con tonos marfil, champagne o rosa muy claro.