La dolorosa razón por la que Jonathan Rhys-Meyers recae en el alcohol

Fue interceptado por autoridades en un aeropuerto

53

Una vez más, al actor Jonathan Rhys-Meyers le han prohibido subir a un avión. Los guardias de seguridad lo interceptaron en un aeropuerto de Dublín, de donde partiría a Vancouver, Canadá.

Los agentes no permitieron que Rhys-Meyers subiera al avión debido a su evidente  estado de intoxicación.

El actor de 40 años habló hace algunos años, en el 2002, sobre su lucha con el alcoholismo. A partir de entonces, ha sufrido algunas recaídas de las cuales el público ha sido testigo.

La más reciente, antes de esta, ha sido en el año 2015. Después de algunas fotos que fueron publicadas del actor en muy mal estado, envió un mensaje de disculpas y arrepentimiento.

Quizá te pueda interesar: Miguél Bosé es víctima de extorsión

“Estoy en el camino, y agradezco todos los buenos deseos y me disculpo por mi aspecto desaliñado, estaba de camino a casa tras salir de la de unos amigos sin tener ropa para cambiarme. Creo que he cometido un error y me siento avergonzado, pero esto fue solo un incidente leve en mi recuperación, además estoy llevando una vida saludable”, dijo por aquel entonces.

“Pido perdón por tener una pequeña recaída y espero que la gente no piense demasiado mal de mí”, estas fueron sus declaraciones en el 2015, concretamente en el mes de mayo, después de haber sido captado deambulando en estado de embriaguez por las calles de Londres.

Jonathan Rhys-Meyers   

Además, en el pasado ya se le había prohibido tomar un vuelo. Una vez en el aeropuerto JFK de Nueva York por aparecer borracho; incluso fue arrestado en 2007 en el de Dublín por los mismos motivos. Dos años después, sería detenido de nuevo por la agresión a un camarero en el aeropuerto Charles de Gaulle (París).

La pareja del actor, Mara Lane, decidió expresar la noticia que ha provocado el estado de Jonathan. Explicó que están atravesando un duro momento debido al aborto en el que perdieron al que sería su segundo hijo.

Dice que hay sido especialmente duro para él por su pasado de abusos y alcoholismo, además de la depresión con la que ha peleado desde su niñez.