¿Es posible engañar el hambre?

No podrás creerlo

82

Según una investigación que fue promovida por El centro Rural and Environment Science and Analytical Services del Instituto Rowett, perteneciente a la Universidad de Aberdeen, en Escocia, para conocer si el hambre proviene de la ingesta calórica únicamente o si  podría intervenir una sugestión de nuestra mente.

Para descubrirlo se realizó un  experimento en el que los especialistas  reclutaron a 26 voluntarios y les dieron un contundente desayuno: una tortilla francesa de tres huevos. El truco fue que a la mitad de ellos se les informó que era de cuatro huevos y al resto que solo había sido elaborada con dos.

¿Quiénes comieron mas?

El seguimiento posterior no dejaba lugar a dudas: aquellos que pensaban que habían comido menos estaban considerablemente más hambrientos después y comieron más pasta a la hora del almuerzo.

Puedes leer: Desarrollan interruptor para “encender y apagar” el hambre

Peter Brown, director de estudio,  de la Universidad Hallam Sheffield (Inglaterra), ha resumido así sus conclusiones, presentadas recientemente en una conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología.

Trabajos anteriores ya habían demostrado la influencia de las expectativas de las personas en la sensación de hambre o saciedad, y, consecuentemente, en lo que comen después. Nuestra investigación se ha centrado en la ingesta de alimentos sólidos al principio del día y la ingesta calórica a lo largo de las cuatro horas siguientes, el periodo habitual que media entre el desayuno y el almuerzo. Quienes creían que habían comido menos consumieron una cantidad significativamente menor de calorías que el resto durante todo el día”.

Te puede interesar: Aprende a reducir la sensación de hambre con estos tips