Debemos admitirlo: ¡Todas amamos los esmaltes de uñas! Son un aliados maravilloso de cualquier mujer para decorar y proteger sus uñas, pero con el tiempo, el uso y los cambios de temperatura los esmaltes comienzan a secarse o volverse inconsistentes.

Mira aquí algunos consejos para evitarlo:

Lugares frescos

Para mantener tus pinturas  en buen estado y que duren mucho más, debes conservarlas en lugares frescos, una buena opción es guardarlos en el congelador.

No te preocupes, no se congelará. Ya sea por la falta de uso o por cerrarlos mal, estos tienden a secarse y volverse grumosos, las temperaturas bajas ayudan a disminuir estos daños.

Te puede interesar: ¿Tien es uñas frágiles? Esto es lo que debes hacer

Adiós acetona

No le pongas quitaesmaltes, acetona o alcohol, pues esto solo tendrá un efecto momentáneo; lo recomendable es que compres un diluyente de pintura y le agregues una o dos gotas.

Cuida el pincel

Procura que el pincel solo tenga contacto con tus uñas una vez fuera del envase, y límpialo con frecuencia, debido que estos suelen endurecerse y almacenar residuos. También si dejas secar la pintura se podrá duro y perderá efectividad.

Si ya es muy tarde y tu esmalte se encuentra seco, hierve un poco de agua e introduce allí el esmalte bien cerrado. Deja que repose durante unos minutos a fuego lento. Al terminar, tendrá una textura mucho más líquida.

También puedes leer: ¿Cómo tratar las uñas encarnadas en casa?

¡Comienza a agitar!

Agita y frota el frasco con tus manos antes de aplicarlo. Aunque no lo uses con frecuencia también debes hacerlo, esto mantendrá los componentes unidos y en buenas condiciones. Además, también debes procurar mantenerlos destapados el menor tiempo posible, también ayudará a conservarlos y que se vean mucho mejor al colocartelos.

Y es que un esmalte con grumos, espeso o seco se agrieta más rápido y al aplicarlo no queda uniforme.