Fallece Hiromi, el primer amor de Carlos Rivera, y así se despide él

La emotiva despedida tras la lamentable pérdida de la cantante

139
Carlos Rivera y Hiromi

Hace un par de días surgió la lamentable noticia del fallecimiento de Hiromi. Esta tomó por sorpresa a todos y tiene a sus más allegados realmente tristes.

Marla Hiromi Hayakawa Salas, mejor conocida en el entretenimiento mexicano como Hiromi, falleció el miércoles 27 de septiembre por la mañana debido a complicaciones durante el parto de su primer hijo, quien, lamentablemente, también falleció.

Hiromi fue conocida por muchos como miembro de la tercera generación del famoso reality show La Academia, el cual dio a conocer al actor y cantante Carlos Rivera, que también fue pareja de la cantante.

Por medio de sus redes sociales, Carlos dirigió unas emotivas palabras de despedida a Hiromi, en la que evoca su juventud y el amor que alguna vez se profesaron.

“Inolvidable aquel día que entraste al foro de los Estudios Churubusco; apenas ensayábamos para lo que sería nuestro primer concierto de La Academia, te habían cortado tu cabello largo hasta los hombros. Eras como una muñequita. Mi corazón aún adolescente se congeló por tu belleza única”, expresó el intérprete.

Quizá te pueda interesar: Río Roma estrenó el video de ‘Todavía no te olvido’ con Carlos Rivera

“Gracias eternamente por eso. Tu disciplina y pasión siempre fueron tu sello y vi con orgullo como te convertiste merecidamente en una estrella imprescindible de la escena teatral mexicana. Aunque hace muchos años de que nuestros caminos se separaron, fuiste muy importante en mi vida.”

Carlos Rivera publicó este mensaje en el pie de una foto donde aparece cantando junto a la fallecida cantante, “Dicen que el primer gran amor nunca se olvida, por ello yo jamás podría olvidarte…”

Para finalizar, citó parte de la letra de la canción que Hiromi le inspiró a escribir hace un tiempo.

“Y como dice la canción que te escribí por aquellos tiempos, ‘En recuerdos dejaré todo lo nuestro…’ Te vamos a extrañar mucho; tus amigos, tus compañeros académicos, tus colegas teatrales, el público y los escenarios. Dios te reciba en el cielo junto a tu ángel Julieta. Que su luz llene de consuelo a tu esposo y a tu familia. ¡Hasta siempre Hiro! Con amor y respeto. Carlos”.

Inolvidable aquel día que entraste al foro de los Estudios Churubusco; apenas ensayábamos para lo que sería nuestro primer concierto de La Academia, te habían cortado tu cabello largo hasta los hombros. Eras como una muñequita. Mi corazón aún adolescente se congeló por tu belleza única. Después descubríria también la belleza de tu alma. Poca gente sabe que tú fuiste la culpable de que me enamorara del Teatro Musical; tú me mostraste lo maravilloso que era y me llevaste a ver mi primera obra, lo demás es historia. Gracias eternamente por eso. Tu disciplina y pasión siempre fueron tu sello y vi con orgullo como te convertiste merecidamente en una estrella imprescindible de la escena teatral mexicana. Aunque hace muchos años de que nuestros caminos se separaron, fuiste muy importante en mi vida. Dicen que el primer gran amor nunca se olvida, por ello yo jamás podría olvidarte… Y como dice la canción que te escribí por aquellos tiempos, “En recuerdos dejaré todo lo nuestro…” Te vamos a extrañar mucho; tus amigos, tus compañeros académicos, tus colegas teatrales, el público y los escenarios. Dios te reciba en el cielo junto a tu ángel Julieta. Que su luz llene de consuelo a tu esposo y a tu familia. ¡Hasta siempre Hiro! Con amor y respeto. Carlos

A post shared by Carlos Rivera (@_carlosrivera) on