Lo que sí y lo que no en el viaje de luna de miel

16

La luna de miel forma parte de los preparativos de los novios antes del gran día. Este viaje es importante y especial para los recién casados. Ya que es el inicio de su vida juntos. Pero, antes de tomar sus boletos y embarcarse, tomen nota de algunos consejos que deben saber:

No escojan fechas cerca del receso escolar:

Esto generalmente perturba a las parejas. A cualquier lugar que visiten se encontraran grupos y grupos de niños corriendo de aquí para allá. Acaban de comenzar su vida juntos. Claramente querrán tener a sus propios niños (o tal vez no) dando vueltas a su alrededor. Pero no es algo que desearían para su luna de miel. Así que a revisar los calendarios.

Viajar un día después de la boda es un error garrafal.

Al día siguiente estarán muy cansados. Pueden tomarse un par de días, descansar y relajarse antes de partir a su luna de miel. Ya que lo que se espera es que disfruten el viaje, desde la salida hasta la llegada a su nuevo hogar. No hay apuro. Tómenlo con calma. Disfruten de un día de spa o de películas juntos. Recuerden que el romance no está en la luna de miel. Está en ustedes.

Las maletas no deben ser gigantescas.

No te preocupes si no llevas lo 5 collares que más te encantan, y los 14 zapatos favoritos. Si van a visitar varios lugares, lo último que desearan hacer es cargar con maletas pesadas y grandes en su viaje. Además por lo general la pareja se va de shopping. Así que, deja un poco de espacio para las nuevas cosas que compraran.

Si van a hacer varias paradas no se desenfrenen en la primera.

No gastes desmedidamente en la primera parada. Esto ocurre siempre por la emoción y el deseo de celebrar la unión entre ustedes. Pero si queda todavía mucho camino por recorrer, limítate a comprar lo necesario, puedes adquirir pequeños recuerdos del lugar. Opten por las fotografías. Eso inmortaliza los recuerdos y sale mucho más económico.

otro Check List para el viaje de luna de miel