Fotografías para la mejor etapa de la mujer.

46

Una de las etapas más hermosas de la mujer es el embarazo. Mientras los bebes van creciendo y se van convirtiendo en jóvenes, las madres recuerdan y añoran la primera etapa de sus vidas. Las fotografías les recuerdan el primer diente perdido, los primeros pasos. Sus primeros días en el colegio. Y cada uno de estos recuerdos aviva los sentimientos. Las llevan a esos días, y revive cada una de las situaciones una vez más. La mayoría de las mujeres desean haber podido capturar más momentos especiales. Y uno de ellos es el embarazo. Cada centímetro que va creciendo dentro de su vientre. Cada cambio que experimenta su cuerpo.

Es por ello que quisimos dedicar algunos consejos para realizar una sesión de fotos pre-mamá e inmortalizar esta preciosa etapa.

Estas fotografías se realizan con la finalidad de mostrar la nueva etapa de la mujer: ser madre. En este caso se desea mostrar la barriga y el crecimiento del bebe dentro de ella. Así es, que el atuendo principal debe ser ceñido al cuerpo, para que así, se destaque su hermoso estado. Pueden ser tops que dejen al descubierto la barriga, o puede ser un vestido ceñido, que no apriete mucho, por supuesto. Algunas mamás prefieren hacer la sesión en ropa interior o con un traje de baño. Dependiendo de la locación escoger la ropa más cómoda.

Algunos accesorios que puedes llevar a la sesión fotográfica pueden ser unas media, algún vestido en caso de ser niña o un mini trajecito si es un niño. Estas fotos pueden también usarse para anunciar el seo del bebe, si hasta los momentos nadie lo sabe.

Los lugares adecuados para la sesión los escogen los padres. Donde ellos se sientan en confianza y con plena comodidad. Puede ser en un estudio, en su sala, en la playa, el bosque o un parque. La creatividad y la comodidad van de la mano

Las emociones y sentimientos brotan de las madres. Y es por ello, que debes posar natural delante de la cámara. El amor, la espera, el deseo de verle y cargarlo, la felicidad que representa para sus vidas debe inmortalizarse en las fotografías. Esa emoción de tenerle perdura para siempre, y el fotógrafo es el encargado de capturarlo para que tus hijos puedan verlas con el paso de los años.