Seguramente desde que han colocado el anillo en tu dedo has iniciado el gimnasio, la buena alimentación y has iniciado la búsqueda del maquillaje y peinado perfecto. Pero para que puedas disfrutar de una preparación justa y digna te dejamos algunos aspectos a considerar antes de la boda. Toma nota del tiempo con el que debes prepararlas para que todo fluya y sea armónico.

Uno de los hábitos por los que debes comenzar, si aún no lo haces es mantenerte hidratada para que tu piel se mantenga fresca. Tener cuidados especiales en tu piel. Si ha salido un viaje a la playa, por nada del mundo olvides el protector solar. Para evitar marcas o quemaduras en tu rostro o brazos. Procura tener las menores marcas posibles de bronceado. Que por lo general cuando son por exposición al Sol, suelen ser disparejas y molestas.

Para tu cutis puedes optar por un tratamiento de limpieza, nutrición e hidratación un mes y medio antes de la boda. Y que sea realizada por un profesional para no exponerte a riesgos innecesarios que tiren por la borda todo el esfuerzo de meses.

Cuando vayas a escoger al maquillista que te hará lucir como una princesa debes buscarlo con cautela. Poder ver sus trabajos previos facilitara mucho más la selección. Y toma en cuenta que antes del gran día debes realizar algunas pruebas de maquillaje. Y no te preocupes si no estás conforme con los resultados. Puedes hacer las pruebas que necesites para sentirte cómoda y segura de los resultados.

Si deseas depilarte para estar totalmente limpia para tu matrimonio y para la luna de miel deberás hacer un sacrificio. Este sacrificio será muy difícil para muchas mujeres, pero debes dejar que tu vello crezca lo máximo posible, para que cuando lo depilen lo hagan completamente. Y no haya ninguna sorpresita en medio de la luna de miel. Procura ue la depilación sea tres o cuatro días antes del matrimonio, para que no sufras por la sensibilidad o por alguna posible irritación.

Seguro ya has comenzado a tomar nota, pero no dejes de ponerlos en practica. La cuenta regresiva a comenzado, no te quedes atrás.

 

Tambien puedes leer: ¿Descalza o con zapatos para tu boda?