Una cálida boda de invierno

168

Por supuesto que las bodas son hermosas todo el año. Es una celebración del amor de las parejas. Es una oportunidad para reunirse en familia y compartir con amigos la felicidad que significa la formación de una nueva familia.

Por lo general se suelen celebrar las bodas en los meses más cálidos del año. Para poder disfrutar de un clima fresco, y de paisajes coloridos.  Pero las bodas en invierno tienen muchas ventajas. Esta época hará de tu boda una celebración especial e inolvidable. Aquí te dejamos algunos consejos para que así lo sea.

Las bodas de verano requieren de muchísimo tiempo de anticipación para las reservaciones y contrataciones de servicios. En invierno tienes un poco más de libertad y no debes perseguir los proveedores. No hay muchas opciones sobre el clima. Seguramente habrá frio y es probable que haya un poco de lluvia, así que para seleccionar el lugar del evento no debes dar muchas vueltas. Además debes ocuparte de algunas comodidades para que tú y tu pareja, y el resto de los invitados disfruten de una velada cómoda y romántica. Sin embargo, que se puedan cuidar los detalles para no descartar por completo un radiante sol, en caso de que escojas hacer tu boda de día.

Podrías incluir en la planificación repartir a tus invitados los recuerdos de tu boda acorde a la época. Que sea de utilidad para ellos, y que por supuesto evoque la celebración tan hermosa.

Con respeto a la sesión de fotos pre boda podrías realizarla en un lugar mágico. En esta época muchos de los lugares se transforman en paisajes aspectuales. Aprovecharlos e inmortalizar estas fechas para su recuerdo seria ideal.

Si deseas que tu boda sea muy elegante y glamorosa ésta es la temporada correcta. No temas excederte con tu vestido. Agrega todos los accesorios que creas necesario. El brillo puede ser el toque perfecto para complementar el vestido de tus sueños.

Por si fuera poco, toda la naturaleza está a tu favor para ofrecer un menú muy fresco y exquisito.