Indiscutiblemente, las relaciones deben cambiar con el tiempo, para bien o para mal. A largo plazo, las cosas pueden erosionarse lentamente y su relación ya no es saludable. Puede volverse tóxica cuando menos te lo esperas. Algunas cosas ayudan, como la compatibilidad, pero incluso el amor más fuerte se ve afectado con el tiempo.

Mira las señales de que tu relación ya no es saludable:

Dejas de hacer un esfuerzo

Ya sabes, esas parejas que dicen: “todavía nos amamos, pero no estamos enamorados.” Se toman por sentado y se tratan más como amigos, que como amantes. Simplemente han perdido la chispa, y en lugar de salir a tener una cita, sólo… existen. Las parejas que dejan de coquetear o hacer un esfuerzo, simplemente se vuelven predecibles y aburridas.

Una persona se vuelve resentida

Siempre hay una persona dominante en la relación. Pero si se centraran en las necesidades de una persona, la otra terminaría resintiéndola. No pedir lo que quieres en una relación puede hacerte sentir menos placer y felicidad, eventualmente convirtiéndose en resentimiento. A partir de ese sentimiento, se crea una relación tóxica.

También puedes leer: Estos son los mensajes que nunca debes enviarle a tu pareja

Discuten todo el tiempo

Si no saben cómo tener una pelea constructiva, los problemas empezarán a acumularse poco a poco. Es importante que como pareja tengan habilidades para resolver conflictos, de otra forma no podrán comunicarse correctamente. Sus pequeñas diferencias podrían convertirse en un problema a largo plazo… sin que se den cuenta.

Codependencia

Quizá todo vaya bien y se la pasen padre juntos. Tal vez siempre se han llevado bien. De hecho, es posible que se lleven bien y ya no hagan nada por cuenta propia. Si notas que dependen de la validación del otro y sus decisiones, posiblemente haya codependencia. Esto es malo porque las relaciones saludables reúnen a 2 personas independientes. De otra forma está destinada al fracaso.

Te puede interesar: ¿Hay celos en tu relación de pareja? ¡Aprende a controlarlos!

Una persona se vuelve controladora

Siempre hay una persona dominante en la relación, pero si ésta se vuelve celosa y controladora, a largo plazo podría provocar muchos problemas. Si tu pareja tiene la tendencia a querer controlarlo todo, asegúrate de platicarlo con él y llegar a un acuerdo.