Como es bien sabido, el microondas nos facilita la vida, porque sirve para recalentar comida, o cocinar algo rápido.

Sin embargo, el sistema que produce que los alimentos se calienten tiene consecuencias en la composición de los alimentos y también en nuestra salud.

¡Te decimos!

  • La radiación del microondas destruye antioxidantes y esto promueve la acumulación de radicales libres y toxinas en el cuerpo. Es por eso que se cree que atacan las células del cuerpo, aceleran el envejecimiento, aumentan el riesgo de mutación en tumores y promueven la aparición de enfermedades inflamatorias
  • La cantidad de glóbulos rojos responsables del transporte de oxígeno al cerebro y otros órganos del cuerpo es reducida por la radiación del microondas. Esta falta de oxigenación puede producir sensación de fatiga crónica, mareos y náuseas.

Resultado de imagen para uso del microondas

  • Las vitaminas y los minerales de los alimentos preparados o recalentados en el microondas se reducen significativamente, es decir, si todos los alimentos ingeridos pasan por este proceso de calentamiento, a la larga provoca una deficiencia en los elementos esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo.
  • La combinación de la menor ingesta de antioxidantes, la destrucción de vitaminas y minerales y la incorporación de tóxicos generados por recipientes no aptos para microondas, puede aumentan en gran medida el riesgo de mutación celular y podría desembocar en algún tipo de cáncer.

Resultado de imagen para uso del microondas

  • La exposición al aparato perjudica la producción de melatonina, una hormona necesaria para dormir. Así, la interrupción de su síntesis promueve la aparición de trastornos del sueño y el insomnio.

¡Cuídate!

Lee también: Conoce las terribles consecuencias de tener altos niveles de azúcar