Si hablamos de emigrar debemos tener en cuenta que no es una tarea difícil, pues al tomar esa decisión no solo dejas atrás tu comodidad, sino también la cultura, familia y amigos para enfrentarte a un nuevo estilo de vida donde los nuevos proyectos y los sacrificios estarán tomados de la mano.

Para enfrentar esta ardua decisión es necesario llenarse de valor, seguridad y sobre todas las cosas planificación, es decir que debes informarte sobre las características socio-culturales del país que elijas para saber qué esperar,  y cómo afrontar las situaciones que puedan presentarse

Existen tres fases al momento de emigrar:

 Fase de expectativas y entusiasmo

Ocurre durante las primeras semanas cuando el inmigrante suele sentirse altamente motivado ante los retos que se avecinan; la nueva cultura resulta interesante y las nuevas situaciones y personas generan sana curiosidad.

Estas primeras sensaciones ayudan a superar con confianza y empeño los obstáculos que se presenten, pero las expectativas de este período suelen ser demasiado altas y poco realistas.

Mientras se esta etapa es importante no olvidar la oportunidad de gran valor personal y profesional que se está experimentando, y recordar siempre las razones que motivaron la decisión.

Resultado de imagen para emigrar

Fase de desencanto y ansiedad

Durante los primeros 6 meses de estadía en el nuevo país, se viven experiencias reconfortantes y algunas no tan agradables, es allí, cuando muchas de las cosas que se anhelaban no se habrán alcanzado aún y esto puede generar frustración y confusión.

Algunos factores como el dominio del idioma, la dificultad con los estudios, la imposibilidad de hacer nuevos amigos, y los esfuerzos por obtener un buen trabajo o vivienda, pueden crear sensaciones de nostalgia, desmotivación, e incluso que llegues a cuestionarte por  la decisión tomada.

Fase de Adaptación

Generalmente, la idiosincrasia latina o hispana puede chocar con la cultura del país receptor, afectando esto con las emociones del individuo a consecuencia de la baja aceptación.

Tienes que tener en cuenta que  es un proceso de adaptación y que es normal pasar por varias fases de cambios emocionales con las nuevas realidades. Este proceso es conocido como adaptación intercultural, que no es más que integrarse a nuevas normas culturales de una comunidad.

Los elementos que harán que cada individuo se asocie con su comunidad y genere lazos afectivos dependerán de las herramientas construidas en el camino de la planificación migratoria, recordando que dicha planificación puede ayudar a disminuir el tiempo o transcurso de cada fase.

Resultado de imagen para emigrar

¡Éxito!

Puedes leer: ¿Apps para conocer gente durante tus viajes?