El ministro de Defensa de Perú, Jorge Nieto con su renuncia se suma a tres ministros que dimiten de su cargo por la decisión que tomó el presidente Pedro Pablo Kuczynski de indultar a Alberto Fujimori, condenado por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

La bancada fujimorista en el congreso peruano, salvó al presidente Pedro Pablo Kuczynski de tambalear en el poder, por la presunta vinculación de sus empresas en los escándalos de Odebrecht.

Kuczynski concedió el perdon al ex – presidente Alberto Fujimori dos días después de una sesión en el Parlamento en la que 10 representantes disidentes del partido fujimorista Fuerza Popular se abstuvieron, evitando así su cese.

La congresista de Nuevo Perú, Marisa Glave, calificó la decisión como un “un pacto de impunidad” el indulto concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski al líder histórico del Fuerza Popular, Alberto Fujimori.

La congresista recordó, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter, a las víctimas del grupo Colina, y afirmó que ahora el presidente Kuczynski deberá “responder directamente a los familiares de víctimas”.

El escándalo había provocado la dimisión de los ministros del Interior y de Cultura, además de la renuncia de múltiples funcionarios del Estado peruano durante las últimas dos semanas.

Ante la situación que desencadenó su decisión de indultar a Fujimori, Kuczynski se ha visto forzado a estructurar un nuevo gabinete de “reconciliación”.

La primera renuncia fue la de Carlos Basombrío, quien dimitió luego de que se presentaran evidencias de los pagos que hizo Oderbrecht a la empresa Westfield Capital, propiedad del presidente peruano.