Fujimori salió del hospital y es un hombre libre

Alberto Fujimori salió en silla de ruedas, levantó su mano derecha para saludar a sus seguidores cuando eran las 21H40 locales (02h40 GMT del viernes) y se marchó en un vehículo con su hijo menor, el congresista Kenji Fujimori. El alta médica la recibe a los 10 días de ser beneficiado por un indultado,  que fue calificado por el político y escritor peruano Mario Vargas Llosa como un “cambalache”, expresión popular para describir un intercambio o trueque.

El 23 de diciembre el ex – presidente, Alberto Fujimori ingresa a la Clínica Centenario Peruano Japonesa y se informa al mundo que estaba bajo cuidados intensivos por problemas cardíacos.

Dos días antes, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) se “salvó” de ser destituido tras una moción de vacancia por “incapacidad moral” por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht cuando aún era ministro del prófugo ex – presidente Alejandro Toledo; la salida PPK era inminente, pero a último minuto los “papeles” cambiaron, algunos de sus opositores decidieron otorgarle una segunda oportunidad.

El presidente peruano que había ganado ajustadamente con los votos del anti – fujimorismo, dio a entender con esta decisión al pueblo peruano que había negociado a escondidas con Kenji Fujimori.

Vista de una piñata satírica del ex -presidente peruano Alberto Fujimori en una galería del mercado central de Lima

“Fueron diez parlamentarios liderados por el engreído hijo de Alberto Fujimori, Kenji; quien desde hace mucho tiempo está luchando por la liberación de su padre y en abierta rebeldía con la agrupación que lidera su hermana Keiko. Es sabido que la libertad del patriarca del fujimorismo le quitaría poder y protagonismo a Keiko, por lo que muchos analistas presumen que la libertad de Alberto nunca fue su prioridad, incluso muy pocas veces lo iba a visitar a la cárcel”.  Afirmó el analista político Luis Jesús Durand.

Pero fue en la hora clave cuando los diez congresistas fujimoristas ligados al hijo menor del ex – presidente beneficiaron con su abstención PPK, yendo contra el acuerdo que había tomado previamente el grupo político naranja a favor de la vacancia.

La critica se acentúa, tiene poca credibilidad las supuestas razones humanitarias que justificaron el indulto, vinculado al responsable de crímenes de lesa humanidad, en que disidentes consideraban evaluar ese tipo de caso a través de una junta médica para corroborar la existencia de una enfermedad terminal o la opción del beneficio de casa por cárcel como alternativa al indulto.