Sabemos que la rutina diaria muchas veces no te permite tomar un desayuno con calma y por eso optas por omitir esta comida. Sin embargo, un reciente estudio hecho por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) demostró que saltarnos la primera comida del día aumenta 30% las probabilidades de sufrir infarto de miocardio.

En dicho estudio participaron 4.000 personas, y fue titulado Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA). De este modo, los resultados fueron publicados en The Journal of American College of Cardiology.

También puedes leer: ¡Desayunos antigrasa que debes probar!

No desayunar duplica el riesgo de sufrir un infarto, y aunque la importancia de esta comida es de sobra conocida, todavía hay muchos que se la saltan. Desayunar bien no solo es importante, sino que tomar un desayuno pobre o saltarse este hábito puede considerarse un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares como lo son el tabaco, el colesterol o el sedentarismo.

El objetivo del estudio era caracterizar la asociación entre diferentes patrones de desayuno y los factores de riesgo cardiovasculares. En este sentido, la recomendación es consumir en las mañanas alrededor de cien calorías, que equivalen al 5% de las 2,000 unidades diarias sugeridas para una dieta completa.

Ahora que lo sabes, ya no volverás a saltarte el desayuno, ¿cierto?