Venezuela: La corrupción detrás del control de cambio

Óscar Schemel: “Ninguna economía ha sido exitosa gobernando contra el mercado ni para el mercado

25

La corrupción detrás del control de cambio fue escándalo antes de la llegada de la Revolución, sonados casos sobre los malos manejo de las divisas giraron sobre la devaluación del denominado Viernes Negro de 1983, RECADI  (1984 – 1989) y la OTAC (1994 – 1995). Los controles de cambio, empañaron las gestiones de mandatarios como Luis Herrera Campins, Jaime Lusinchi y Rafael Caldera.

El presidente Hugo Chávez, heredó en 1999 un libre cambio, con la particularidad de un precio del petróleo inferior a $12 dólares, su modelo de sistema de banda le dio estabilidad a la economía. Esta político le permitió a Chávez, en los primeros tres años de su mandato un descenso de la inflación cercana un dígito cuando se situó en 12,3% en el 2001. Las turbulencias políticas del 2002, en medio de un paro petrolero que se prolongó por dos meses, obligaron a Chávez a decidir establecer un control de cambio en el año 2003.

Actualmente el control de cambio, beneficia a los revendedores de dólares con ganancias de 13.500% considerando que el dólar paralelo se cotiza en Bs. 157.541,72. Ese nivel de ganancia lo obtendrían sectores privilegiados con posibilidad compras $ 1 en  Bs. 10.  El constituyentista Óscar Schemel ha dicho en el propio ceno de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que “ninguna economía ha sido exitosa gobernando contra el mercado ni para el mercado”.

Sostiene que “el control cambiario no ha servido para controlar el precio del dólar, el control de precios no ha servido para controlar la inflación.

“Cuando los excesivos controles se presentan y se prolongan en el tiempo, generan distorsiones, corrupción, ineficiencia e improductividad”, destacó que los controles en su momento “pudieron ser necesarios”, pero no deben prolongarse más allá de un período prudencial. Schémel afirma que la molestia de los venezolanos no va dirigida contra el modelo socialista del Gobierno Nacional, sino que “desean que el modelo funcione”.

Por tanto, se puede concluir que los defensores del control de cambio, están ortodoxos en economía y los beneficiados de sus exorbitantes ganancias, un puntos a incluir en el debate de la política cambiaría de Venezuela y directamente vinculado al tema de la corrupción. Por otra parte, el precio del barril de petróleo superó recientemente los $ 60 el barril, con una producción disminuida en más de un 20% a 1.955.000 barriles diarios, la más baja de los últimos 28 años.

Según ex – funcionarios del Banco Central de Venezuela, desde que se restableció el control de cambio en Venezuela, se han fugado aproximadamente 206 mil millones de dólares. La corrupción detrás del control de cambio, no es tema de pasado, la cual es una de las principales causas de la actual crisis que vive el país.