La joven Nathaly Salazar de 28 años de edad, ciudadana con doble nacionalidad española y ecuatoriana, desapareció el pasado 2 de enero, en la ciudad del Cuzco, en Perú. Luego de días de búsqueda, fue hallado el cadáver de la joven valenciana. Sus familiares señalan que Salazar estaba haciendo turismo desde el 24 de octubre del 2017.

La Policía Nacional del Perú (PNP) detuvo a dos personas, las investigaciones dieron con el cadáver de la joven en un río caudaloso de la región Cuzco.

Un comunicado del Ministerio ecuatoriano de Exteriores confirmó este domingo la muerte de Nathaly. Los detenidos sostienen que murió de forma accidental y que ocultaron el cadáver por miedo.

La versión de la muerte accidental, refiere a que practicando turismo de aventura, Salazar contrató los servicios precarios de una aerosilla y/o tirolina con la que practicó un deporte extremo conocido como Ayamoco. “Realmente no se sabe si ha sido un accidente o no, han dado dos versiones y lo único claro es que mi hermana está muerta, realmente no se sabe si llegó a ser un accidente: ¿Por qué no socorren a mi hermana? Igual estaba inconsciente cuando la lanzaron”, declaró Tamara Salazar hermana de la ocisa.

El sospechoso, “al saber sobre las consecuencias que acarrearía el faltar a la verdad u ocultar información”, aceptó su implicación “de forma accidental”, manifestó un portavoz policial. Las investigaciones continúan, y las autoridades no descartan la hipótesis del homicidios, cuyo casos de femicidos son muy común en Perú.