Atendiendo al viejo juramento hipocrático “que tu medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina”, dedico estas líneas a recomendar el árbol de los milagros, como se le conoce a la Moringa. Originaria del norte de la India, es un hierba medicinal y conocida en la cultura hindú desde el año 2.000 A.C. como el  “El árbol milagroso”.

Actualmente existen solamente 13 especies dentro del género Moringa. Todas las partes del árbol de moringa son comestibles, desde las raíces hasta las semillas y sus beneficios son muy diversos, tanto para la agricultura, la alimentación y la medicina.

El médico venezolano Boris Quintero cirujano plástico, nos dio una clase magistral sobre Moringa, Cúrcuma y Stevia. En esta entrega estaremos dando sus detalles de la Moringa:

Resulta que la Moringa, es un árbol que puede crecer hasta 12 metros, puede ser un sustituto de la carne porque tiene proteínas, además de vitaminas y minerales; se extrae un aceite de mucha más calidad que el aceite de oliva. Tiene además gran cantidad de potasio, proteínas, hierro, fósforo. Es de hecho el alimento con más aporte de vitaminas, potasio, y proteínas que tenemos.

Las hojas y vainas de la Moringa aportan gran cantidad de nutrientes al organismo, multivitaminas, aminoácidos, y minerales tales como, el calcio, cromo, cobre, hierro, magnesio, manganeso, molibdeno, selenio, y zinc. 

Se estima que tomarlo o comerlo regularmente las hojas y las vainas de la moringa, aporta las vitaminas y minerales recomendados en el organismo. Contiene gran cantidad de antioxidantes, Vitamina A, Vitamina C, Vitamina E, y bioflabonoides, que evitan el efecto de los radicales libres en el organismo, retrasando el envejecimiento.

Combate la diabetes, el colesterol, la hipertensión, el asma, la tos, el envejecimiento, la bronquitis, las enfermedades del riñón, del hígado, la ictericia, es anti-inflamatorio, antimicótico, analgésico, diurético, antimicrobiano, antibacteriano. Combate la anemia, los problemas oculares, la artritis, la hepatitis y la formación de células cancerosas.

Estudios, certifican que la Moringa contribuye a disminuir los niveles de azúcar en la sangre y combatir la diabetes mellitus. Una investigación del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI por sus siglas en inglés) demostró que las personas que siguen una dieta alta en grasas y que tomaron regularmente extracto de hoja de moringa, lograron reducir su nivel de colesterol en la sangre disminuyéndolo en un 14.35%, su nivel de colesterol en el hígado se redujo en un 6.4%, y su nivel de colesterol en los riñones se redujo en 11.09%.

Otros estudios demuestran que el consumo de Moringa mantiene a raya el colesterol malo, mientras que aumento los niveles de colesterol bueno.