La controversiar Shere Hite, relata en sus estudios la facilidad con que las mujeres “acaban durante la masturbación”, vaticinando que el 95% de las mujeres investigadas se masturban y un 85% logran tener un orgasmo cada vez que ellas quieren.

“Muchos hombres y mujeres utilizan el término ‘masturbación como sinónimo de orgasmo: generalmente, las mujeres asumen que la masturbación incluye el orgasmo, en contraposición al sexo con un compañero, quien puede o no hacerlas acabar (¡el tamaño del pene no es un factor determinante!)” afirma Hite.

Hite recomienda la importancia de entender la sexualidad femenina desde la masturbación y no desde el coito. Esa forma de como las mujeres se masturban, resulta clave desde el punto de vista orgásmico; “como casi siempre se hace a solas y la mayoría de las veces a ninguna de ellas se les ha dicho o explicado cómo es que deben hacerlo. La masturbación crea una fuente de puro feedback biológico, es una de las pocas formas de comportamiento instintivo al que tenemos acceso. Aunque algunas mujeres no se masturbaron sino después de haber tenido sexo con otra persona, la mayoría de las féminas lo descubrieron por sí mismas, a muy temprana edad, incluso siendo niñas”.

“Nunca necesité que nadie me dijera dónde debía tocarme para tener un orgasmo; me he masturbado desde que tengo uso de razón”. Como dice Betty Dodson en su libro Liberating masturbation (masturbación liberal), citada por Hite.

“La masturbación es nuestra principal vida sexual”; los primates también se masturban más o menos instintivamente desde las primeras etapas de sus vidas.

El hecho de que las mujeres pueden tener orgasmos fácil y placenteramente cada vez que ellas así lo deseen (uno tras otro) muestra que, más allá de la duda, ellas saben cómo acabar y disfrutar de sus cuerpos; nadie necesita decirles cómo.

Para Hite, no es la sexualidad femenina la que tiene un problema o una “disfunción”, sino la sociedad con su definición sobre el sexo y el rol subordinado que dicha definición les da. Compartir esa sexualidad desconocida diciendo cómo se debe masturbar es un primer paso para dar a conocer la sexualidad femenina al mundo y para redefinir las relaciones físicas y sexuales de la forma como las conocemos.