Los fetichistas adoran y rinden culto a algo que le produce apetito sexual, originado por un objeto, una prenda o una parte del cuerpo que no sean los genitales. Hay personas que sienten fetichismo, mayor placer por una parte del cuerpo en específico, que tanto verla como tocarla les produce excitación sexual. Algunos les excita ver a los maniquí, hay variados placeres fetiches hacia olores y sabores, en los que se incluyen los juguetes sexuales.

El olor de los pies pudiera parecer asqueroso para algunos, para otros resulta una exitante fascinación.

Tipos de fetichismo
Eritrofilia: Sentirse atraído sexualmente por las personas que se ruborizan.
Siderodromofilia: Consiste en excitarse sexualmente por los trenes.
Brontofilia: Ser excitado por las tormentas.
Pigmalionismo: Fetichismo por las estatuas.
Tripsofilia: Excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello.
Agalmatofilia: Ser atraído por maniquíes desnudos.
Altocalcifilia: Sentirse atraído por los tacones altos.

Lo más común es sentir atracción por ropa interior, blusas, faldas, materiales como prendas de encaje, látex entre otras. A los que se les incluyen partes del cuerpo como el trasero, los senos, las piernas ¡hasta a un tipo de peinado concreto! Incluso hay personas que sienten este tipo de fascinación hacia mujeres embarazadas, obesas, flacas y hasta personas mayores.

El fetichismo dependiente hacia objetos sexuales, se presenta en el caso de personas lo necesitan para lograr sentir excitación, lo cual no deja de ser divertido para algunas personas probarlos.

¿Cómo saber si una persona es fetichista?
– Si por un periodo de seis meses ha tenido fantasías, impulsos o comportamientos sexuales con la utilización de algún objeto o prenda, puede ser un primer indicio.
– Fantasías e impulsos sexuales como modelo de conducta pueden deteriorar aspectos de su vida cotidiana, sea en el centro laboral, con la familia o entorno social.
– Utilización de fetiches como zapatos, prendas íntimas u otros para satisfacerse sexualmente. Al final el acto sexual se reduce a la observación o manipulación de esos objetos.
– Excitación sexual limitada al uso del fetiche.
– Disminución de la actividad sexual con otras personas, centrando su atención en el empleo de objetos.
– Baja autoestima e introversión. Suelen ser personas solitarias con dificultades para establecer una relación.