El Sexting una erótica experiencia

¿Has practicado el sexting…?

47

Las tendencias sexuales caminan de la mano de la tecnología, produciendo una gama de sensaciones eróticas alimentadas por la imaginación. El #Sexting es un anglicismo que surge de la contracción de «Sex» (sexo) y «Texting» (enviar y recibir SMS), lo cual literalmente describe el intercambio de contenido erótico a través de los teléfonos móviles.

La escritura fue solo el comienzo, el avance tecnológico dejó de limitarse a la escritura para incorporar mensajes con audio, voz, fotografía y video. Del mismo modo, se empiezan a hacer populares servicios como Snapchat, una app para crear y enviar fotos y videos de caducidad limitada, que desaparecen tan pronto como la otra parte los ha visto.

Puedes tomate una foto erótica y enviársela a tu novio vía Snapchat…

Una chica envía una foto desnuda a su novio, él la recibe en medio de una reunión de trabajo, la ve durante cinco segundos, teniendo a su jefe sentado al frente, sin que quede rastro/huella de aquel provocador mensaje. Suena divertido ¿no?

Solo la intimidad preexistente hace posible el #Sexting, es decir, es indispensable que el emisor y receptor de los mensajes hayan tenido sexo antes.

¿Entonces es malo practicarlo? ¡Para nada! Según Rafael Herrera Garland, terapeuta sexual y de pareja, el sexting “es saludable para mantener vivo el deseo en una pareja, puesto que erotiza la mente de las personas y genera un clima apto para una relación sexual”.

Recomendaciones

Consentimiento: Preguntar a la otra persona si le provoca entrar en este tipo de juego erótico. El sexting debe ser un intercambio feliz. A nadie le gusta recibir fotos de tetas o entrepiernas que no ha pedido.

Límites: Medir hasta dónde se quiere llegar con las palabras y proposiciones. Un coqueteo digital puede llegar muy lejos.

Prevención: Nunca mandes fotos o videos donde aparezca tu rostro. En el momento que un contenido sale de nuestro poder y entra en las redes, dejamos de controlar cuán privado es.

El sexting consensuado es positivo porque estimula la imaginación y la creatividad; ayuda a conocer ciertos gustos y deseos; no solo produce éxtasis al elevar la temperatura, sino que su práctica puede resultar hasta romántica, creando urgencia juvenil por en el encuentro de pareja.