Un estudio de la Universidad Northwestern de Chicago (Estados Unidos), apunta al desarrollo de un tratamiento que reducirá los efectos de la esclerosis múltiple (EM) en mujeres. Los científicos han descubierto que las testosteronas proporciona protección ante esta enfermedad, lo que permitió diferenciar de como inmuniza a los varones y de que manera se debe aplicar un tratamiento invasivo en las mujeres.

“Este hallazgo podría conducir a un tipo completamente nuevo de terapia para las mujeres con EM, menos invasivo y con menos efectos secundarios”, señaló Melissa Brown, profesora de Inmunología en la Universidad Northwestern.

La investigación experimentó en tratamiento con ratón con esclerosis múltiple, los científicos demostraron que la testosterona produce mastocitos, un tipo de célula inmunitaria que fabrica la molécula protectora, la citocina IL-33.

“En la esclerosis múltiple, el daño a los nervios interrumpe la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. La esclerosis múltiple ocasiona muchos síntomas diferentes, como pérdida de la visión, dolor, fatiga y disminución de la coordinación. Los síntomas, la gravedad y la duración pueden variar según la persona”. (Mayo Clinic)

Los ratones hembra con EM tratados con la molécula protectora producida por las testosteronas, tuvieron el maravilloso resultado de desaparición de los síntomas de la enfermedad, según los resultados arrojados en la investigación.

“Esto sugiere un mecanismo para explicar la reducida incidencia de esclerosis múltiple y otras enfermedades autoinmunes en los hombres en comparación con las mujeres”, detalló Brown.

La EM en mujeres supera al triple de los hombres que la padecen, en gran medida porque sus niveles de producción de testosterona son ocho veces menores. Las misma tiene incidencia en mujeres a una edad más temprana. En cambio, los hombres que sufren EM, presentan los síntomas en etapas de adultos mayores, precisamente cuando producen menos testosterona.

“Hemos identificado objetivos celulares y moleculares nuevos y más específicos para la intervención inmune, que esperamos conduzcan a mejores terapias que dejan la mayor parte del sistema inmunológico intacto”, apuntó Brown, que dijo que esta vía de protección “también debe estudiarse en otras enfermedades autoinmunes con tendencia femenina”.