Una sesión de fotos pre-boda es opcional, sin embargo, la mayor parte de los fotógrafos las recomiendan pues ayudan a que se genere una mayor conexión entre el fotógrafo y la pareja, es decir, sirven como una clase de ensayo antes del gran día pues los novios se encuentran más relajados y separados del resto del mundo.

Lo mejor de todo es que estas fotos puedes incluirlas en las invitaciones, o agregarlas como decoración a la boda, e incluso postearlas en tus redes sociales ¡Lo que prefieras!

Elección del fotógrafo

La búsqueda del fotógrafo perfecto para ustedes es algo que no se debe tomar a la ligera, pues será el responsable de fotografiar uno de los días más importantes de su vida. Antes de contratarlo, vean varios de sus trabajos.

El lugar de las fotos

Busquen un sitio que realmente signifique algo para ustedes y en el que se sientan cómodos. Puede ser un parque, la playa, una cafetería. ¡Ustedes deciden! Lo más importante es que reflejen su amor en las imágenes.

Vestuario adecuado

Tiene que ser ustedes mismos, por lo tanto, no hace falta que compren ropa nueva ni nada parecido. Estarán mucho más cómodos con su ropa de siempre. Sin embargo, pueden coincidir en que sus estilos combinen para esta ocasión, para lograr más armonía en las fotos.

Sean naturales

Seguramente es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero sin duda el gran reto de las sesiones pre-boda es que se olviden de que el fotógrafo está ahí con ustedes y que se limiten a ser ustedes mismos.

También puedes leer: ¿Cómo encontrar tu fotógrafo de bodas? ¡Mira estos tips!