Este martes, la Policía Municipal descubrió un hotel clandestino en el número 20 de la calle de Madridejos, en el distrito de Usera. El establecimiento era dirigido por ciudadanos chinos. De este modo, el recinto tenía un cartel luminoso en la puerta y una recepción donde se recibía a los clientes por parte de una mujer oriental.

En este sentido, el sitio contaba con quince habitaciones, cada una de 12 metros cuadrados, donde el espacio era tan pequeño que los colchones estaban colgados en las paredes.

Como consecuencia de la actuación policial, dos personas fueron detenidas en el edificio. Una de ellas por usurpación de identidad, y se siguen haciendo gestiones para localizar al propietario del bloque.

Cabe destacar que al momento de los agentes policiales pedir documentación y la licencia del establecimiento para ejercer la actividad de hospedería a la encargada del hostal, esta no pudo aportar ningún tipo de documentación legal para desarrollar la mencionada actividad. Tampoco pudo acreditar la supuesta gerente que que estaban dados de alta en actividades económicas o que estuviese dada de alta en la Seguridad Social.

Asimismo, los policías municipales levantaron varios expedientes por falta de licencia municipal para ejercer la actividad y por la ausencia de libro o fichas de registro de clientes.

También puedes leer: Madrid: Policía recuperó casi mil móviles robados en el Metro