Recientemente se dio a conocer que un grupo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) descubrieron que la bacteria Clostridium difficile, que causa lesiones en el intestino y que es propia de hospitales, ha llegado a los areneros para niños en al menos 20 parques en Madrid.

Estos parques infantiles madrileños presentan formas agresivas de esta bacteria difícil de reducir puesto que se encuentra en personas, animales o en el medio ambiente.

También puedes leer: Madrid: ¿Por qué se prohibirá uso del monopatín en las calles?

De este modo, el investigador del departamento de Sanidad Animal de la UCM, José Luis Blanco, ha explicado que “hace unos años prácticamente el 100% de las infecciones humanas por Clostridium difficile eran hospitalarias. Hoy día se ha rebajado ese número al 95%, y en los próximos años seguirán aumentando los casos contagiados fuera del hospital”.

En dicho estudio también participa la Universidad de Leiden (Países Bajos), y este pone en relieve el riesgo sanitario ambiental de una veintena de areneros frecuentados por niños y perros en tres zonas de Madrid.

En este sentido, el investigador de la UCM propone cambiar la arena de estos parques por suelos de caucho y vallar las zonas infantiles como medida para reducir la presencia de una bacteria difícil de eliminar.