En muchos casos, la violencia dentro de una relación de pareja es difícil de percibir, pues llega un momento en el que se considera normal por parte del agresor y de la víctima.

De este modo, en el caso de las mujeres que son agredidas, suelen presentarse diferentes tipos de violencia que pasan desapercibidas, si, la violencia psicológica puede hacerse invisible, pero está presente, pues es tan profundamente dañina como otras.

Estos ejemplos podrían ayudarte a “despejar dudas” sobre si estás sufriendo violencia psicológica por parte de tu pareja:

  • ¿Elige tu ropa o como vestirte?
  • ¿Se burla de ti (en público o en privado) y te ridiculiza?
  • ¿Descalifica tus esfuerzos diciéndote que no sirves para nada?
  • ¿Tienes que borrar conversaciones o llamadas en tu teléfono porque lo puede revisar en cualquier momento y crear un conflicto?

  • ¿Tiene tu clave del correo, facebook, twitter, instagram o cualquier otra red social y accede a ellas cuando quiere?
  • ¿Controla tu dinero? ¿Decide en qué puedes gastarlo y en qué no?
  • Si dices que saliste a trabajar o a hacer ejercicio, ¿Te obliga a mandar fotos para comprobar que estas en ese lugar?

  • ¿Se aparece en tu sitio de trabajo o de estudios sin avisar?
  • ¿Te llama constantemente para saber dónde estás? Con la excusa de saber si todo va bien.
  • ¿Te presiona para tener relaciones sexuales, o te amenaza diciéndote frases como: “lo que no se consigue en casa, se consigue en la calle”?
  • ¿Te obliga a realizar prácticas sexuales con las que no estás de acuerdo? (sexo anal, sexo en grupo, etc.)

  • ¿Le ocultas el uso de algún método anticonceptivo porque te presiona para tener hijos?
  • Luego de una discusión,¿ te castiga quitándote el habla.
  • ¿Toma decisiones sin importar tu opinión?

Si tu respuesta es afirmativa a varias de las preguntas anteriores, es conveniente buscar ayuda terapéutica o legal antes que la situación se complique más con otras formas de violencia.