La Audiencia Provincial de Madrid condenó a nueve años de prisión a un hombre por golpear durante toda una noche a su expareja tras encadenarla por el cuello a una pata de la cama, en presencia de los tres hijos menores de edad que tienen en común.

El juez consideró al sujeto como autor de los delitos de detención ilegal y lesiones con las circunstancias agravantes de parentesco y reincidencia.

Asimismo, resultó condenado pese a que en el juicio tanto la víctima como los hijos cambiaron su versión inicial e intentaron librarlo de la culpa, señalando a otra persona como autora de las agresiones.

También puedes leer: Madrid: Mujer recibió tres puñaladas de su pareja

Los hechos

José C. S acudió a las once de la noche del 24 de agosto de 2016 al domicilio de su expareja, en la madrileña calle de Sierra Gádor, con la intención de ver a los niños.

Una vez en la vivienda empezó a insultar a la víctima, a la que obligó a entrar en el dormitorio, donde la golpeó con un palo de madera con punta metálica durante toda la noche mientras que le obligaba a ingerir diferentes fármacos y cocaína con la intención de mantenerla sedada.

A las nueve de la mañana le pidió a su hijo pequeño, de ocho años, que fuese a un establecimiento chino a comprar un candado, con la que cerró la cadena con la que tenía a la mujer sujeta por el cuello a una de las patas de la cama.

Cuando el condenado salió de la vivienda, el hijo menor liberó a su madre y abandonaron el domicilio junto con los otros menores.