La sociedad actual ha logrado evolucionar en diferentes ámbitos, sin embargo, el desequilibrio entre géneros sigue siendo un problema constante. La desigualdad entre los salarios de hombres y mujeres, la diferencia en las jornadas laborales y un sinfín de barreras continúan presentes en pleno siglo XXI.

Además, la igualdad de género no es únicamente una cuestión política y social sino también económica, porque el crecimiento de los países se debilita cuando se excluye a las mujeres del mercado laboral.

¿Realmente existen estrategias que ayuden a acabar con la desigualdad de género de una vez por todas?

La mejor manera de combatir la desigualdad de género es el cambio en el lenguaje, el reacomodo de las jornadas laborales y el apoyo de mujer a mujer.

Según cifras oficiales, las mujeres dedican 12.5% de sus horas semanales en promedio a las actividades de apoyo y cuidado a familiares, mientras que los hombres sólo el 5.5%; es decir, menos de la mitad.

Es decir, esta es una brecha de 6 horas en la que las mujeres podrían ocupar su tiempo para la educación, recreación, deporte, entre otros.

La igualdad de género debe ser inculcada desde el hogar, cualquier niño o niña que crezca en una casa donde se cumplan los roles por igual y ambos realicen tareas sin dejar caer la carga sólo sobre la mujer, las cosas cambiarán notoriamente.

También puedes leer: Día Internacional de la Mujer: ¿Por qué se celebra?

3 Comentarios