La mayor parte de las mujeres alrededor del mundo ha experimentado esa sensación de miedo e inseguridad al caminar sola de noche por una calle.

Actualmente, las mujeres enfrentan muchos problemas en las calles. La violencia contra la mujer incluso ha sido motivo para que la ONU decrete el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Sin embargo, mientras la sociedad avanza para educar contra las agresiones sexuales, una buena idea es aprender algunos trucos de autodefensa.

Patadas en la entrepierna

Las ingles son una de las zonas más sensibles tanto para hombres como para mujeres, así que una patada certera o un rodillazo en esa zona conseguirá que tu agresor se detenga por el dolor y tú puedas huir.

Golpea con la mano abierta

Se trata de utilizar tu mano abierta, sobre todo la parte del talón ya que es donde hay más hueso y puedes hacer mayor fuerza. Con un movimiento que empiece a partir de tus costillas (se trata de no balancear el brazo), utiliza la palma de tu mano para golpear a tu atacante rápidamente en las zonas más vulnerables de su cara, los ojos, y el cuello, apartarlo de ti y escapar.

Ataque desde el suelo

Si no has podido evitar caer y estás en el suelo, valora la distancia a la que estás de tu agresor e intenta apartarlo de ti pateándole fuertemente alternando las dos piernas. Si está cerca, levanta tus caderas del suelo para conseguir más fuerza en tu patada. Después levántate rápido y huye.

También puedes leer: Violencia de género: Cifras se duplican en España